Principales

Los remordimientos del “Chino” Zelaya

Sin Anestesia
.

Un innecesario lavado de conciencia en tribuna realizó hace un par de días el diputado panista “de moda”, Fernando Zelaya Espinoza, cuando tomó la palabra para respaldar el punto de acuerdo presentado por el diputado independiente, Juan Carlos Pereyra Escudero, para brindar mayor protección a los ciclistas en el estado.

Y es que enterrado en la memoria del “Chino” Zelaya hay un negro episodio que no ha podido olvidar, y que ha perseguido con remordimientos al diputado que, para curar su culpa emocional, ahora se erige como un protector de los vulnerables ciclistas.

Una década atrás, fue el propio Fernando Zelaya, joven, iniciando su ascenso en la política como un alto funcionario federal del Instituto Nacional de Migración durante la presidencia de Vicente Fox, quien arrolló y dejó en el abandonó a un anciano que se trasladaba justamente en bicicleta.

Hubo muchos testigos del accidente que vieron a Fernando Zelaya atropellar al indefenso ciclista en un vehículo oficial, pero en lugar de pararse y enfrentar la responsabilidad de sus acciones, emprendió la huida y se refugió en unas oficinas de Migración, donde fue protegido de cualquier detención.

Mientras el permaneció escondido, el hombre al que atropelló perdió la vida.

Fernando Zelaya nunca fue detenido gracias a que se amparó, a pesar de que corrieron rumores de que se dio a la fuga porque habría estado alcoholizado, lo que lo convertiría en un homicida culposo, no imprudencial, como quiso catalogarlo.

El hecho es que en su conciencia carga con esta muerte, y así lo demostró al querer ahora proclamarse como un impulsor de leyes para la protección de los ciclistas. Golpes de pecho, que difícilmente anularán su culpa.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + diecinueve =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba