Principales

Maestros de la estafa en Chetumal

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

La acentuada crisis económica y la falta de oportunidades e ingenuidad del sureño convierten a esta zona en un terreno abonado para que una plaga de estafadores lucre sanguinariamente con muchas víctimas, operando en las sombras o a la vista de todos con disfraces de empresas financieras legalmente constituidas.

La modalidad en boga para defraudar a los incautos consiste en ofrecer préstamos con bajos intereses pero exigiendo una especie de anticipo para iniciar el trámite, para después poner miles de trabas a las víctimas que terminan por cansarse, perdiendo su dinero en el proceso.

Con este esquema funcionan empresas acusadas públicamente de estafar a cientos de chetumaleños, como la International Capital Center y más reciente la financiera Construremo, la cual sigue operando normalmente.

Esta rapiña no es exclusiva de estos negocios oscuros extrañamente tolerados por las autoridades, sino que se extiende a otras empresas de “buen nombre” que ofrecen créditos fáciles con cargo a la nómina, pero con intereses que duplican o triplican el monto de lo prestado. En los últimos cinco años el número de estas instituciones crediticias se ha multiplicado en esta capital, donde encontraron un nicho de mercado ideal que les genera jugosas ganancias.

También están en auge las empresas “multinivel” con esquemas piramidales que son otra forma de fraude encubierto, ya que solo reciben ganancias los que están en la parte alta de la pirámide mientras que la mayoría, los de abajo, pierden su dinero.

makeup3El año pasado una de estas empresas multinivel conocida como Wake Up Now cobró fama en Chetumal atrayendo a su telaraña a cientos de incautos seducidos con la promesa de ganancias fabulosas con poco esfuerzo. El negoció colapsó en menos de un año, dejando a todos los crédulos con un amargo sabor de boca.

Ahora entró con fuerza a la capital un fraude descarado y que opera en la ilegalidad conocido como “Flores de la abundancia”, esquema fraudulento en el que ya hay cientos de capitalinos involucrados.

Sin ofrecer ningún producto o servicio a cambio, los enganchan pidiendo el pago de tres mil pesos y que consigan a dos “pétalos” más que aporten tres mil pesos cada uno. Cuando se consiguen ocho “pétalos” y la flor se “cierra”, el del centro se gana 24 mil pesos libres de polvo y paja a costa de los últimos que normalmente pierden su dinero.

La negligencia institucional permite que estos maestros de la estafa sigan haciendo de las suyas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba