Principales

Manejan más de 500 millones, pero no tienen ni alcohol de primeros auxilios en el Congreso local

Chetumal, 16 marzo
Ángel Solís

El desmayo repentino por un padecimiento crónico de una diputada panista dejó al desnudo el valemadrismo con que el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), Eduardo Martínez Arcila, maneja los multimillonarios recursos del Congreso del Estado, ya que pese a contar con más de 500 millones de pesos de presupuesto al año ni siquiera cuenta con una botella de alcohol y botiquín para atender alguna urgencia o accidente en el palacio legislativo.

Y es que alrededor de las 3:30 de la tarde, mientras se desarrollaba la sesión ordinaria de este miércoles, la legisladora panista con iniciales R. D. O se desvaneció al interior de una sala que se encuentra a la entrada del salón del pleno, según los trabajadores por un padecimiento que se atiende con medicamentos, lo cual es ya bien sabido por sus compañeros legisladores. Y pese a ello en las instalaciones del Poder Legislativo no se cuenta con el material médico más mínimo para atender emergencias y mucho menos hay personal capacitado para brindar primeros auxilios.

El desmayo de la diputada al interior del Congreso provocó desesperación y desconcierto entre los diputados de diferentes partidos políticos y fuera de control el presidente de la Jugocopo, Eduardo Martínez Arcila, salió a gritonearles a Georgina Hernández Morales y a Gerardo Martínez García, subsecretaria de servicios administrativos y secretario General del Congreso, respectivamente, para que llamaran a una ambulancia a brindar los primeros auxilios que debe garantizar este poder, con personal capacitado para evitar una tragedia.

Lo más absurdo sucedió a la vista de todos, porque ante la falta de un botiquín de primeros auxilios, o al menos de alcohol para intentar que R. D. O. reaccionara, la subsecretaria administrativa tuvo que ir por un frasco de gel antibacterial para aplicarlo a la diputada que estaba inconsciente.

Al cabo de más de 20 minutos una ambulancia de la Cruz Roja con dos paramédicos se hizo presente en el lugar para trasladar a un hospital privado de esta ciudad a la legisladora cancunense, a quien de manera extraoficial reportan estable.

Cabe mencionar que por instrucciones del presidente de la Jugocopo, el director de Comunicación Social, Omar Rodríguez Martínez, así como personal de seguridad, pretendieron obstaculizar el trabajo periodístico para evitar que salga a la luz que no se cuenta con equipo ni personal capacitado para emergencias, pese a que en el Congreso del estado laboran más de 500 personas y muchos de ellos presentan algún padecimiento que puede provocar alguna pérdida irremediable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − 8 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba