Principales

Mara Lezama, una mujer “al borde de un ataque de nervios”

Columna Colectiva

Javier Chávez Ataxca

Amamantado en las deliciosas ubres del PRI, el presidente Andrés Manuel López disfruta el juego del tapadismo con su ilusionismo y distractores con un ingrediente adicional: el tabasqueño que vive en Palacio Nacional conoce las entrañas de esta región del país y en Quintana Roo se siente el hijo pródigo, vencedor aquí en tres batallas consecutivas por la Presidencia hasta que la de 2018 fue la vencida y encumbró a senadores, diputados federales y una hilera de bendecidos por su arrastre que tiene desmoralizados a sus adversarios en la guerra por la gubernatura de 2022.

Mara Lezama es la alcaldesa de Cancún que no se siente candidata, sino gobernadora, aunque recibió una estocada que agredió órganos vitales con la salida de Julio Scherer Ibarra como Consejero Jurídico de la Presidencia con funciones de Secretario de Gobernación, pero esta posición la entregó completita el presidente a un hombre de todas sus confianzas: el gobernador de Tabasco con licencia, Adán Augusto López Hernández.

La alcaldesa de Cancún queda descobijada y se fortalece Rafael Marín Mollinedo, un quintanarroense que hace décadas llegó de Tabasco para incubar en Cancún su empresa Tabana Banana, distribuidora de frutas y verduras en el norte turístico. Marín Mollinedo es director general del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec y sin necesidad de andar aprendiendo a hacer tortillas a mano en la zona maya se fortalece como huracán en la zona norte, ajeno a escándalos de corrupción y sin compromisos con dos impulsores de Mara Lezama: el Niño Verde Jorge Emilio González Martínez y el gobernador Carlos Joaquín González.

De no ser Rafael Marín Mollinedo –amplio favorito en la imagen satelital del momento–, Andrés Manuel puede darle la oportunidad al senador José Luis Pech Várguez, quien fue candidato de Morena en 2016 y cosechó la medalla de bronce. Pero Don Rafa Marín tiene a Mara Lezama “al borde de un ataque de nervios”, al estilo del cineasta español Pedro Almodóvar.

Y Mara Lezama está dispuesta a ser candidata del Verde Ecologista, o al menos valora esta posibilidad

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El único lastre negativo que tenía blanca Merari Tziu se llama Laura Fernández, y claro está, ya se lo sacudió
Joaquín Quiroz Cervantes

El único lastre o negativo que tenía Blanca Merari Tziu actual edil de Puerto Morelos se llama Laura Fernández Piña y por fortuna se ha sacudido a tiempo de ella, lo que sin duda permitirá a la actual edil hacer un buen papel y responder a la confianza de las y los portomorelenses que le brindaron su confianza en las urnas en los pasados comicios.

Luego de que Blanca Merari llegara a la escena política tras la lamentable muerte de su señor esposo Ignacio Sánchez Cordero “Papo” la imagen de la hoy edil no era la mejor, porque la supuesta cercanía con la cancunense Laura Fernández que esta misma había creado no daba una buena vista a la población.

Ya que Laura Fernández quiso hacer creer que Blanca Merari sería su empleada los próximos tres años alguien que no tenía la capacidad para dirigir los destinos de Puerto Morelos, y que solo bajo la “guía” y batuta de la hoy diputada federal gobernaría, lo cual resultó ser una falsedad.

Debido a que Blanca Merari cosechó un triunfo gracias a su carisma combinado con el respeto y cariño que la gente tuvo por su finado marido, con lo cual fincó un compromiso con las y los portomorelenses y que está desde el primer minuto de su encomienda buscando cumplir.

Fernández Piña pensaba que en Merari se reelegiría por tercera vez, quiso insultar la inteligencia de la actual edil, y se le olvidó a la hoy diputada federal que la gente votó por la munícipe no por ella, ya que la edil en funciones y en vez de sumar a la entonces candidata la restaba.

Esto debido a los antecedentes tan malos de Laura Fernández de quien la gente refería había realizado un mal desempeño como primera autoridad de Puerto Morelos, lo cual ahora con su salida se ha comprobado por el pésimo manejo financiero, endeudamiento, desvíos y cuanta podredumbre sigue saliendo a medida que se revisa el estado de la comuna.

Hoy Blanca Merari ha puesto bien pintada su línea con Fernández Piña, quien sobra decir está en tremendos problemas ante la opinión pública por todas las actitudes impropias y deshonestas que han salido a la luz como la de querer sindicalizar a gente de confianza afín a ella o incluso por afectarles sin avisar hacerlos “de base”.

Su relación de Fernández Piña con el líder moral del Partido Verde; Jorge Emilio González está totalmente deteriorada, ya que ni consejera política nacional es ya del partido del tucán, quien es una legisladora más del montón sin presidir comisión alguna o tomar papel importante en alguna, y ha trascendido que de seguir queriendo afectar a su sucesora será retirada de la legislatura.

En tanto en el ámbito estatal el respaldo y arropamiento político que ha dado el gobernador Carlos Joaquín y su gabinete a Blanca Merari, es indiscutible, por lo que el lastre que tuvo en el pasado Blanca Merari Tziu llamado; Laura Fernández Piña, es historia.

BALAS PERDIDAS…

Mientras que en las dirigencias de los partidos en Quintana Roo ya andan haciendo cuentas, números y demás para la venta de candidaturas tanto a la gubernatura como a las diputaciones locales, en el centro del país tienen una visión muy distinta de lo que pasará en 2022.

Bien calados tienen y conocidos por traidores, corruptos e ineptos a varios “lideres y lideresas” estatales, por lo que aún cuando ya se relamen los bigotes cual gatos hambrientos para repartir posiciones, los manotazos del centro del país no traen en sus afectos y quereres a dirigentes caribeños que ya se ven como diputados o diputadas de la XVII legislatura, del plato a la boca se les caerá la sopa.

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Duelo de mujeres por la gubernatura
Haydee García

Las campañas políticas están cada vez más cercanas y las propuestas que predominan son de mujeres, como la senadora chetumaleña Mayuli Martínez Simón, quien el viernes se reunió con reporteros en una charla amena y conversó abiertamente de temas diversos, muchos con impacto en nuestra capital.

Ella es una carta fuerte para el Partido Acción Nacional, muy dañado por MORENA en varios frentes de batalla que está algo golpeado en Quintana Roo por este partido.

Mayuli sería la carta fuerte del PAN en una posible alianza con el PRD y el PRI, pero esta coalición ha tenido sus sobresaltos y es probable que no lleguen unidos al choque estelar de 2022.

Nada está dicho, pero muchos auguran que las papeletas electorales para la gubernatura estarán encabezadas por nombres femeninos y estaremos ante un suceso histórico al contemplar la llegada de una mujer a la gubernatura, lo que estuvo a punto de ocurrir en 1999, con Addy Joaquín Coldwell como candidata del PRI.

Morena anda en plan triunfal y hay dos mujeres que disputan la candidatura: la alcaldesa cancunense Mara Lezama y la senadora Marybel Villegas Canché, quien ha prometido que estará en la boleta sea como sea.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mucho ruido y pocas nueces en la seguridad del estado de Quintana Roo
Gregorio Yupit

INSEGURIDAD, un tema bastante presente en el Estado, que, aunque en ocasiones se ha querido minimizar “no se puede tapar el sol con un dedo”, además, los hechos hablan por sí solos.

Muestra de ello es, el que en recientes fechas hemos visto titulares que nos informan sobre tiroteos, cuerpos hallados sin vida, negocios y vehículos quemados, y no podemos dejar a un lado los asaltos y robos a establecimientos y casa habitación.

Referente a este tema, los presidentes municipales entrantes, tienen un problema mayúsculo, ya que los policías municipales son insuficientes, sí, apenas llevan 25 días al frente de los ayuntamientos, sí, también sabemos que los ayuntamientos están saqueados y lo que hay no es mucho, pero deben poner atención para tratar de buscar y “garantizar” la seguridad de los ciudadanos.

Usted, ¿Cómo ha visto el desempeño de los presidentes municipales, en el tema de seguridad?  ¿los ve bien? ¿opina que les hace falta ponerse las pilas?

Generalmente la opinión es dividida, y también ya sé que no todo recae en las policías municipales, pero si vamos a lo estatal la cosa esta tantito peor, un C5 que no se sabe si en verdad da resultados o no, cámaras de vigilancia que para poco “o nada” han servido, ah pero si nos vamos a lo federal, la guardia nacional debe resguardar la seguridad de los mexicanos pero, muchos elementos militares se encuentran “asignados” a la limpieza de playas, custodia de casas, construyendo el tren maya en Yucatán , y demás tareas que se encuentran lejos de “cuidar” a los ciudadanos.

Honestamente falta mucho trabajo, pero sobre todo compromiso de las autoridades para que el estado poco a poco vaya borrando esa mancha de delincuencia que ha caído sobre él, recordemos que antes decíamos “ay que fea esta la inseguridad en la zona norte”, ahora la “mancha” ha ido expendiéndose hasta a la zona maya y al sur del estado.

Ojalá pronto se coordinen esfuerzos y se ponga un freno para que la delincuencia no termine por cubrir por completo toda la geografía estatal.

Por lo pronto el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Quintana Roo, Lucio Hernández en entrevista pasada a este servidor comentó, qué la percepción de la ciudadanía es que la delincuencia ha disminuido, ¿usted qué cree?

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

En Quintana Roo no pasa nada, todo está bien
Roberto Torres

Bien dice el dicho, que cada quien habla de cómo le va en la feria, y al parecer para los miembros del gabinete de Carlos Joaquín, les ha ido tan bien que no hay novedad por reportar.

Durante la audiencia pública celebrada este martes en Bacalar, las descaradas y utópicas respuestas de los secretarios ante los cuestionamientos de la prensa nos dejaron ver que, o tiene prohibido aceptar errores, o viven encerrados en una burbuja de privilegios.

Tal es el caso de Ana Isabel Vásquez, Secretaria de Educación de Quintana Roo, quien afirmó en un tono de voz bastante alto e interrumpiendo el cuestionamiento; que el retorno a clases ha transcurrido sin novedad, que los contagios de COVID entre alumnos eran todos casos externos, y peor aún, que todos los maestros ya se encuentran laborando de manera presencial, cuando son los mismos docentes quienes han desmentido el estarse presentando a sus centros de trabajo.

“Los planteles están casi listos para que retornemos a clases” aseguraba Vásquez, mientras las últimas notas reportaban vandalismo, robos y falta de servicios como agua o electricidad en decenas de planteles a lo largo y ancho del Estado.

Pero no solamente el tema de educación es preocupante, la seguridad al mando de un déspota Lucio Hernández es un tema que aqueja a la ciudadanía, pero no a los altos mandos de la SSP, especialmente a Don Lucio, quien afirmó se tienen mejores condiciones laborales para los policías, así como cursos de capacitación, y como si fuera disco rayado, reiterando la funcionalidad del C5, que para ellos es la joya en la gestión de Carlos Joaquín, pero que ha servido únicamente para tener registro de los múltiples crímenes que se dan en el norte de Quintana Roo, sin que en la mayoría de los casos, haya detenidos.

Si bien siempre hay que dejar bien a la casa, no se vale ser tan dicharachero y mentiroso como funcionario, sobre todo cuando es la misma ciudadanía quien reclama las carencias que se viven día con día en varios aspectos. Ya es hora de que se diga la verdad, aunque duela, y créanme, que serán mejor vistos los funcionarios siendo honestos con su encomienda, que diciendo lo que el jefe quiere escuchar.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

De Guatemala a guatepeor
Gener Corona

El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) se califica a sí mismo como “diferente”, que “no son iguales” a los otros partidos políticos, pero, al menos en el Ayuntamiento de Othón P. Blanco, se está demostrando que, efectivamente no son iguales… son peores.

Tan sólo el ahora expresidente municipal, Otoniel Segovia Martínez, dejó el cargo con 17 denuncias en su contra por haber incurrido en diversos actos de corrupción, que ya lo ubican como el peor alcalde en la historia.

Con su actuar, no sólo igualó, sino que superó a sus antecesores provenientes de otros partidos políticos. Fue tal la corrupción de su gestión que hasta la gasolina se robaban, tal como ya lo han manifestado varios de los regidores del actual Cabildo.

Por su parte, la actual presidenta municipal, Yensunni Martínez, aparenta que tampoco será diferente ya que, hasta el momento, no ha presentado ninguna denuncia, con todo y que ella misma ha reconocido, por citar un ejemplo, que detectaron más de 100 “aviadores” y toda una serie de anomalías.

Con su actuar, la alcaldesa se asemeja a los presidentes municipales que, por ser militantes de un mismo partido, como es su caso y el de Otoniel, protegía a su antecesor para no afectar la imagen de su instituto político.

Se pensaba que efectivamente, los morenistas serían diferentes, sin embargo, hasta el momento están demostrando que, como cita el refrán popular, “son la misma gata… pero revolcada”.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Políticos con diplomas de kínder
Julián Puente Sánchez

En la actualidad no es fácil ser un buen político, y no porque sea difícil llegar a serlo, sino porque parece ser que estar dentro del agrado de la ciudadanía no se les está dando mucho últimamente; de hecho, me atrevería a decir que en estos tiempos ya es casi imposible serlo pues lo complejo de este asunto resulta de la dificultad de poder ser una buena persona y por consiguiente un buen ciudadano.

Un buen político debe tener un compromiso con la realidad que pretende transformar. Buscar el conocimiento y la información necesaria no sólo para operar en la realidad sino para transformarla, no quedarse en el mero diagnóstico. Por eso es crucial rodearse de asesores que están al día y que le brindan conocimientos para entender y tratar de modificar la realidad. 

Sin embargo, en muchos ayuntamientos del país y desde luego en Quintana Roo algunos de los alcaldes se han rodeado de pésimos asesores que solo han generado una serie de burradas que están haciendo que más ciudadanos aborrezcan la política.

Muchos de ustedes no me dejaran mentir, ya que cuando uno era un niño de preescolar, incluso en la primaria, nos preguntábamos qué había que estudiar para ser político.

En mi caso, estaba convencido de que había una carrera universitaria para aquellos que quisieran llegar al Congreso, al gobierno y a todos esos sitios que veía en televisión con señores bien vestidos en ropa y zapatos de marca.

No es raro pensar, en esas edades que gente como Salinas, Zedillo y Fox coincidieron en las mismas aulas de la facultad de la política. Pero cual va siendo nuestra sorpresa cuando alcanzamos algunos años más de experiencia y notamos que por ejemplo nuestros flamantes diputados federales algunos no tienen ni la primaria concluida, otros como no saben escribir andan con su almohadilla de tinta en la bolsa para poder firmar con su huella, y otros más que de plano ni saben dónde están parados.

Hace algunos años Platón se preguntaba qué características debía tener un buen político. Su respuesta fue “Ante todo, debe aprender a gobernarse a sí mismo, pues sin ello no podrá gobernar a los demás”. La política en estado puro se definiría como un ejercicio democrático de por sí. Así es como yo la entiendo. Pero, como vemos, el ser humano contamina todo lo que toca, y la política se asocia casi exclusivamente con la rapiña por el poder. Lo que sí es una realidad es qué pobre es la política cuando se limita solo a la lucha por el poder, pues a este siempre habrá que cuestionarlo y, sobre todo, ridiculizarlo, venga de donde venga.

Irónicamente casi todos quieren ser políticos pues pareciera que son los únicos en este país que tienen la posibilidad de prosperar rápido y sin el mayor esfuerzo. Algunos de los nuevos ayuntamientos tienen alcaldes pobres con algunos directores que solo quieren el poder por el poder, de lo anterior estaremos hablando en una próxima entrega.

Un político correcto debe tener principios éticos y pensar antes que nada en el bien común y no en intereses particulares. Cultivar la sensibilidad ética, tratar de no perder nunca la capacidad de ponerse en el lugar del otro e imaginar cómo siente y piensa. Debe orientar su gestión pensando que al final de su mandato realizará una rendición de cuentas. El verdadero líder político da espacios a otros, de forma tal que va fogueando y formando a futuros líderes de su partido, para que su proyecto tenga continuidad en el tiempo y no quede trunco; sin embargo, lo anterior suena más a cuento de hadas que a una realidad próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − Doce =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba