Principales

Médicos ante Derechos Humanos

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

La presunta negligencia médica ocurrida en el Hospital Materno Infantil Morelos de esta capital que habría causado la muerte de un bebé nonato, llegó a las manos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Quintana Roo (Cdheqroo), debido a la denuncia de la joven madre que acusó al personal médico de haber sido responsable del trágico suceso.

El Ombudsman estatal Harley Sosa Guillén expuso los motivos de la denuncia y la apertura de un proceso de investigación en contra de los galenos y de la Secretaría de Salud, dependencia encargada del control y supervisión de este hospital.

Los hechos fueron narrados por la mujer afectada, quien con el dolor a flor de vientre señaló que llegó al Hospital Morelos a la medianoche del 24 de enero, y que en el primer chequeo que le hicieron se escucharon los latidos del corazón de su bebé.

Pero los médicos decidieron que no estaba lista para dar a luz y la pusieron a caminar. Tras una espera de unas cuatro horas, fue atendida de urgencia pero la atención llegó demasiado tarde porque el pequeño que estaba en su vientre había muerto.

No es la primera vez que se denuncian negligencias de este tipo en los hospitales públicos del estado. Apenas el 6 de enero pasado una joven de 20 años dio a conocer un hecho similar en el Hospital General de Cozumel, que también culminó con el fallecimiento del bebé y derivó en una denuncia penal interpuesta por la madre ante el Ministerio Público que aún está en proceso.

Según el Ombudsman, es la primera queja formal por negligencia médica que aterriza en su cancha, donde se tomó el asunto con la seriedad pertinente para emprender las indagatorias de inmediato.

La Cdheqroo puede sentar aquí un precedente importante para combatir las negligencias hospitalarias, pues los pacientes en muchos casos quedan en la indefensión ante evidentes actos de irresponsabilidad médica.

Y aunque no es facultad de la Comisión sancionar a los responsables, las recomendaciones que se extienden a dependencias públicas y privadas tienen un gran peso, y conllevan consecuencias claras si son ignoradas.

A Harley Sosa no le debe temblar la mano si la negligencia se comprueba, pues a los ciudadanos les urge saber que la Comisión de Derechos Humanos está de su lado, y no al servicio de personal negligente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − Ocho =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba