Principales

Millonario gasto en toma de protesta de Yennsuni Martínez

Haydee García

Yensunni Martínez Hernández pretende echar la casa por la ventana en su toma de posesión como alcaldesa capitalina, al estar dispuesta a despilfarrar la insultante cifra de 6 millones de pesos, dignos de un mejor destino en un municipio tan damnificado. Sigue la línea del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), amo del saqueo en posiciones como el Congreso del Estado.

No solo es insultante el gasto que pretende de 6 millones de pesos, sino también el hecho de que a Martínez Hernández se le señala como simple títere de la alcaldesa cancunense Mara Lezama, quien ya siente la candidatura estelar en la bolsa para relevar al gobernador Carlos Joaquín González. Yensunni solo busca colocarse en el tablero del sur para incidir en la selección de candidatos morenistas.

Las montañas de dinero enviadas a las campañas y en este caso a la toma de protesta de la alcaldía de Othón P. Blanco, es muestra de una profunda crisis de legitimidad y desapego con la sociedad. La sucesión ya comenzó, Yensunni solo fue una pieza y así la mesa está puesta para las elecciones 2022.

La guerra inicia, pues todos los que estuvieron en contra del candidato Luis Gamero Barranco, donde su compañera de planilla Yensunni le arrebató la candidatura al presentar una queja fulminante por violencia política de género, siguen en el ayuntamiento en el que la morenista estuvo como síndico municipal con Otoniel Segovia, quien está a días de entregarle el poder.

Y ahora aparentemente desconocen a Otoniel, quien ha sido un pésimo presidente municipal, pero nunca actuó solo, a menos que su sindico, directores y regidores guindas estuvieran ciegos durante los casi dos años de saqueo a las arcas municipales. Y como pertenecen al partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador, “son salvadores y mártires”.

La realidad es que Yennsuni Martínez sabe lo básico, cómo la mayoría de los políticos: que los votantes siempre son proclives a perdonar la corrupción si consideran que es un mal menor en comparación con otros atributos del político corrupto, como puede ser su capacidad de gestión. Esto se resume en el famoso refrán “roba, pero hace”.

Y así la futura presidente municipal y su equipo que no se ha destapado del todo quieren iniciar con una gran y millonaria toma de protesta. Este será el primer movimiento, pues antes solo tuvo la suerte de convertirse en la pieza que cumplía con los requisitos para favorecer a ese grupo de Morena, donde pudo ser cualquiera y habría pasado lo mismo, un triunfo seguro para continuar con el juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho + 17 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba