Principales

Morena y Verde sepultan al arrogante PAN del «Gobierno del Cambio»

Haydee García

El 40 por ciento de la población de Quintana Roo fue la interesada por la democracia y por elegir a su gobernante y a sus 15 diputados locales. Hoy, aunque se diga que es una de las elecciones con mayor abstencionismo de la historia, es la que ha marcado el nuevo rumbo, ya que por primera vez el estado más joven de México tendrá a una mujer en la gubernatura: Mara Lezama.

Hablando del 40 por ciento de quintanarroenses a quienes les importó salir a votar y decidieron darle su apoyo a Morena y a los partidos de su coalición, hoy la segunda fuerza política es el Partido Verde Ecologista (PVE), que logró un 19.8 por ciento de votación, superando incluso sus propias expectativas, ya que su meta fija era el 10 por ciento.

Esto fue un acierto y un excelente trabajo de estructuras del Coordinador en el estado, Francisco Elizondo Garrido, pero también de los seis delegados del Verde que son diputados locales y ex diputados federales de otras entidades y que llegaron a construir la estructura que ni existía en Quintana Roo. 

Hoy los ciudadanos que asistieron a ejercer el voto y el que decidió por el abstencionismo, mostraron su rechazo al actual gobierno dejando al Partido Acción Nacional (PAN) en un triste cuarto lugar, pese a que fue este quien logró quitar del trono al PRI en 2016, pero también en menos de seis años marginó más a los quintanarroenses con acciones negativas, como contratación de foráneos en puestos y plazas estatales, nepotismo, compadrazgos, despidos injustificados, corrupción, pésimos titulares de secretarías —principalmente salud y educación—, y más.

El 60 por ciento de la población que decidió por el abstencionismo muestra la falta de interés y el pésimo trabajo de los institutos electorales, al  menos con los ejemplos de Quintana Roo y Oaxaca, los estados con menor participación en las elecciones. Así, dan motivo para que el presidente Andrés Manuel López Obrador siga acusando que el Instituto Nacional Electoral (INE) no sirve y los institutos electorales estatales son simuladores, incluyendo el IEQROO.

Hay que meditar muy bien el por qué de la falta de interés del ciudadano que no acudió a votar, ya que ni cuando hubo elecciones y al mismo tiempo COVID hubo tanto abstencionismo, algo que deja mucho que pensar para las elecciones del 2024 sobre el trabajo que se debe hacer por las instituciones y los partidos políticos, ya que algunos de ellos hasta perderán el registro por sus pésimas decisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba