Principales

¿Municipalizar la dirección de Tránsito en nuestra capital?

Nuestra capital permanece en la edad de piedra porque el gobierno del estado maneja la dirección de Tránsito, no el Ayuntamiento de Othón P. Blanco. Prácticamente en el resto de las capitales esta área es controlada por los municipios, como ocurre en los otros 10 de Quintana Roo.

Con el inminente relevo en la gubernatura se presenta una conjunción política ideal para hacer posible este cambio, ya que la gobernadora electa Mara Lezama Espinosa es de Morena, al igual que la alcaldesa capitalina Yensunni Martínez Hernández. Incluso entre ellas hay una relación fraterna que derramará beneficios en varios frentes.

A principios de octubre de 2018, al estrenarse como regidor, el chetumaleño Manuel Valencia Cardín impulsó formalmente este cambio para que el alcalde Hernán Pastrana Pastrana –fallecido en pleno mandato– pidiera al gobernador Carlos Joaquín González la transferencia de los servicios de Tránsito, con el equipo, infraestructura y elementos operativos, incluyendo recursos financieros y presupuestales, todo apegado a la Constitución.

Manuel Valencia detalló que con la autorización del Cabildo el alcalde Hernán Pastrana debe solicitarle a Carlos Joaquín la transferencia de los servicios públicos de Tránsito y resaltó que es de suma importancia el flujo de los recursos financieros captados con el servicio de Tránsito municipalizado, para mejorar y fortalecer la gran bolsa del Ayuntamiento.

La alcaldesa Yensunni Martínez valora esta asimilación del área de Tránsito que tendrá enormes beneficios para los othonenses, comenzando por la colocación de hombres y mujeres de casa que reemplazarán a los mandos gandallas de caza, quienes procedentes de otros puntos de la república han emprendido en los retenes una cacería de automovilistas con fines recaudatorios, señalando con su canija pistolita que uno maneja a 45 kilómetros por hora en la avenida Érick Paolo Martínez, no a 40.

Esta multa alcanza los 2 mil 700 pesos y no tiene descuento porque es considerada como grave. Los mandos de Tránsito tienen que darse un baño de sensibilidad para no hundirle la faca al paisanito, ya que el dinero no se siembra en los camellones.

Los agentes de Tránsito no deben ser una parvada de abusivos con la consigna de romperles la madre a mujeres y hombres movilizados por la rutina y con el dinero justo para sus pagos ineludibles, incluida la despensa y llenar el tanque del auto. Pero los culpables son sus jefes, quienes orquestan estos operativos para arrebatar el billete a los chetumaleños sin remordimientos, como matarifes del rastro ante la hilera de vacas y marranos.

También debe ser eliminado el cobro del permiso de polarizado, absurdo porque ya hiciste un gasto que no es un lujo, sino una necesidad por las elevadas temperaturas de nuestro estado. Y va otra multita, para que te eduques por no tener vigente el permiso.

Si esta dirección de Tránsito pasa al dominio del Ayuntamiento capitalino, se ganaría mucho con la salida sin retorno de estos gambusinos fuereños y la llegada de mujeres y hombres del patio. Ganaremos con buenas fuentes de empleo para los de aquí, pero también con su conocimiento de la entraña de nuestro municipio.

Y ganarán las famélicas arcas de nuestro Ayuntamiento y es ahora o nunca, con Mara Lezama en la gubernatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba