Principales

Nalgate, chingadazos y humillaciones en el Congreso

El Congreso del estado está parasitado y a punto de cumplir dos meses ha raspado su imagen, desgastado por una visceral lucha por el poder que ha herido de muerte a Morena. El moreno expriista Édgar Gasca Arceo enfrenta la implacable ofensiva de la coordinadora de su bancada, Reyna Durán Ovando, decidida a arrebatarle el timón debilitándolo políticamente.

“Algunas diputadas han llegado por haber dado las nalgas”. De este calibre la nueva acusación de Reyna Durán, quien la atribuye al coordinador de una de las bancadas cuyo nombre no reveló, aunque la denuncia pública sin destinatario impacta en los integrantes de la Jugocopo, hombres en su mayoría.

El gobernador Carlos Joaquín González es el primero que no cuenta con el control del Congreso en nuestro suelo. De 1975 a principios de septiembre pasado el Ejecutivo mantuvo las riendas del Legislativo, aunque en la batalla por las 25 diputaciones –15 de mayoría relativa y 10 plurinominales– el PAN recibió un chingadazo de Morena con sus débiles aliados del Verde Ecologista y el PT.

La noticia fue preocupante para Carlos Joaquín porque el tigre de Bengala había derribado los muros de su Congreso, plantándose como temible fuerza capaz de condicionar sus decisiones, situación desconocida por todos los mandatarios de escuela priista, como Carlos Joaquín, quien hasta principios de 2016 hizo todo lo posible por disputar la candidatura tricolor para relevar a Roberto Borge, quien lo combatió con arrebatos de rencor hasta obligarlo a abandonar el partido.

Carlos Joaquín se preparó para la adversidad, moviendo sus fichas en el PAN, el PRD, el PRI y en el partido Movimiento Auténtico Social (MAS). Por el PAN tiene como diputadas a Cristina Torres Gómez y Roxana Lili Campos Miranda; Atenea Gómez Ricalde también está a su servicio. Por el PRD cuenta con el ex priista Pedro Pérez Díaz –coordinador de la bancada–, quien fue diputado, alcalde de José María Morelos y secretario de Desarrollo Agropecuario.

El priista Carlos Hernández Blanco –exsecretario particular de Mario Villanueva Madrid, ex dirigente del PRI y ex alcalde de Cozumel– también es alfil del gobernador. En suma, el hombre de Palacio mantiene un bloque muy definido.

El nubarrón de tormenta en el PAN es el humillante desplazamiento de Eduardo Martínez Arcila en la coordinación de su bancada, entregada a Atenea Gómez Ricalde por el dirigente estatal chetumaleño Juan Carlos Pallares Bueno. Para la vanidad de Eduardo Martínez Arcila el chingadazo debe ser insoportable, pero no está habituado a poner la otra mejilla.

Morena alinea con el Verde Ecologista y el PT, pero este bloque ha sido gangrenado por el azote de ambiciones desde que zarpó esta Legislatura, cuya ilegal instalación obligó a Carlos Joaquín a no acudir para entregar su tercer informe, la tarde del seis de septiembre.

Gasca Arceo es diputado de la senadora morena Marybel Villegas Canché, quien está en anticipada campaña por la gubernatura. El siguiente puerto de abrigo de Gasca es la candidatura a la presidencia municipal de Isla Mujeres. Partirá como favorito, pero antes tiene que controlar el panal de abejas africanizadas atizado por la diputada Reyna Durán.

Un comentario

  1. ese es el nivel de inteligencia y capacidad mental de nuestros flamantes diputados! jajaja jajaja al final resultaron ser una jauría de animalitos (como dice su pastor López Obrador) que al ver comida se empiezan a atacar entre ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba