Negocios de Chetumal bajan la cortina

Chetumal, 11 de marzo 
Especial 

Continúan los cierres de comercios en Chetumal y ahora el giro de venta de neumáticos ha iniciado su éxodo hacia otras partes del estado en busca de clientes. Este es el caso de la sucursal Bridgestone Firestone, ubicada en la avenida de los Insurgentes.

Este negocio que tenía al menos dos años de haber llegado a la ciudad capital, propiedad de un empresario de Cancún, ha cerrado sus puertas definitivamente ante la poca demanda de su servicio y la competencia de negocios y tiendas de autoservicio, en donde ofertan llantas nacionales y extranjeras a un bajo precio.

En un inicio el negocio fue trabajado por su propietario y luego lo dio en alquiler a un empresario local, quien ante la poca clientela optó por cerrar.

Este es el segundo negocio con capital mayoritario que emigra en los últimos meses; el anterior fue Servillantas del Caribe, el cual era pionero en el ramo.

En consulta con un empresario dedicado a este  giro comercial, comentó que los clientes ya no compran en llanteras de marca conocidas y prefieren negocios en donde les dan neumáticos a bajo precio que en algunos casos tienen un precio 40 por ciento menor que los de ellos. 

Muchos de estos neumáticos provienen de China y aunque son de calidad, no reúnen los estándares de las marcas internacionales, pues su «tiempo de vida” es menor.

“Adquieren llantas más baratas pero a la larga pagan más que la que nosotros tenemos, ya que les duran seis meses a lo máximo y la que ofertamos tienen mayor tiempo», apuntó.

Lo cierto es que cada día en la ciudad cierran más negocios formales y con esto se pierden fuentes de empleo; la pretendida recuperación de la zona sur se ha convertido en una tarea cada vez más dura para sus habitantes y una promesa incumplida de las autoridades.

3 comentarios

Deje un comentario

catorce − 8 =