Principales

Nuestro cumpleaños

PUNTO FINAL

Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal

En recuerdo de mi querido amigo José Domínguez

El pasado 8 de octubre los quintanarroenses festejamos el 42 aniversario de la conversión de Quintana Roo como estado libre y soberano. Cumplimos más de cuatro décadas de autogobierno que según apuntaban los viejos políticos, sería el factor determinante para convertirnos en una sociedad pujante, desarrollada y democrática.

Es verdad que Quintana Roo ha cambiado dramáticamente de 1974 a la actualidad, en especial en el aspecto del desarrollo económico basado en la industria turística, la más importante de México, no hay duda de eso.

bahia bañistasSin embargo, en el rubro de desarrollo social, estamos a muchos años luz de lo que quisiéramos para nuestro estado; la enorme riqueza generada por el turismo, no se ha traducido en mayor bienestar para miles de familias de todos los municipios.

Eso es además porque las divisas generadas por la actividad turística no se quedan con nosotros, se integran a una bolsa federal que después de distribuye a los demás estados y Quintana Roo se queda con una mínima parte. 

Cada inicio de sexenio, los nuevos gobernantes aseguran que se implementarán estrategias para diversificar nuestra actividad económica y no depender de manera exclusiva de la llamada industria sin chimeneas. La realidad sin embargo siempre es la misma: al terminar una administración estatal seguimos anclados en el turismo.

Pequeños esbozos se han realizado a lo largo de estos 42 años, con el objetivo de impulsar otras actividades económicas, tal es el caso del Programa Lechero Estatal en el sexenio de Pedro Joaquín Coldwell, los corredores frutícolas en el sexenio de Miguel Borge Martín y la empresa Hidroponía Maya de Joaquín Hendricks Díaz, que finalmente fue abandonada a su suerte, junto con los campesinos que dependían de ella.

Estos son ejemplos de los pocos y sencillos intentos que ha habido para diversificar nuestra economía, que si bien tiene en el turismo el principal factor de su desarrollo, no ha podido multiplicar sus beneficios hacia los sectores más marginados.

horario zona hoteleraEn los centros turísticos de la zona norte se ubican los grandes hoteles de las cadenas más poderosas del mundo; ahí trabajan cientos de mexicanos que todos los días se enfrentan a una realidad de lujo, glamur y placeres a los que nunca tendrán acceso.

Su mundo es otro, el de la marginación en las colonias populares donde los servicios públicos son pésimos, la delincuencia opera a sus anchas, los hijos están casi siempre solos por las extenuantes cargas de trabajo de los padres y en pocas palabras, viven una realidad totalmente distinta al de sus centros de labores.

Durante 42 años se ha dicho que Quintana Roo es de todos, pero no es así, en realidad es de unas cuantas familias que se han enriquecido con el trabajo de miles de quintanarroenses.

Empresarios y políticos, muchas veces en una simbiosis que no ha rendido frutos más que para ellos mismos, son los mayores beneficiados, mientras que la gran mayoría de los habitantes tiene que conformarse con migajas que ni siquiera le sirven para sobrevivir.

El caso de los gobernadores hasta ahora no nos permite asegurar que su labor al frente de la administración estatal ha contribuido al combate de la desigualdad que en particular durante el sexenio pasado, se mostró crudamente con miles de personas, a pesar de los multicitados programas del bienestar que no sirvieron de nada.

Los quintanarroenses decidieron que hubiera un cambio en el rumbo del gobierno estatal, esperan que ese cambio no signifique más de lo mismo, sino una verdadera transformación en la manera de abordar la problemática social con un sentido humanitario y comprometido con las causas de los marginados.

Lo contrario sólo comprobaría que una cosa son las promesas de campaña y otra muy diferente la realidad del ejercicio del poder. Quintana Roo, más que palabras, necesita hechos, esos que nos permitan vislumbrar una forma de gobernar cercana a las necesidades del pueblo, para así creer que podemos ilusionarnos con un gobierno diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba