Principales

¡Oh! y ahora… ¿Quién podrá defendernos?

Del granero

Por Jorge Cauich
José María Morelos, Q. Roo enero 7 de 2019

¿Recuerdan esta frase? Pues resulta que se ajusta perfectamente a los tiempos que vivimos, a las condiciones que nos rodean, con leyes a la medida para mantener delincuentes indemnes, leyes que vuelven a las víctimas doblemente víctimas.

Hace unas horas ocurrió un robo más en la cabecera municipal morelense, uno de los ya tantos que cotidianamente se cometen, la diferencia fue que los protagonistas quedaron grabados en video.

El propietario de conocido taller cansado de ver cómo se perdían sus pertenencias, decidió adquirir, -onerosa inversión de por medio-, un moderno kit de videovigilancia que registró paso a paso, momento a momento la forma en que los delincuentes, -presuntos les queda chico-, se introducen a su propiedad y sacan varios objetos que depositan en un triciclo. Alertado por las cámaras, realiza las llamadas pertinentes y en cuestión de minutos elementos de seguridad pública logran la detención de los sujetos, quienes mañosamente ya se habían desecho del producto de su robo.

La comodidad que otorga la ley es amplia para quienes se dedican a las actividades ilícitas, de esta manera bajo el amparo de la falta de flagrancia, los sujetos, -aunque fueron asegurados-, saldrán libres en cuestión de horas y el video que los inculpa de manera fehaciente de poco habrá servido.

Lo curioso del asunto, es que, según el agraviado, recibió la visita de la madre de uno de los implicados, quien con no muy buenas formas le dijo que mejor no interpusiera denuncia ante la fiscalía y le regresaría sus pertenencias, -lo cual confirma que sí cometieron el robo,- y que, si procedía con la denuncia, de todas maneras, su hijo saldría en un abrir y cerrar de ojos, porque la señora es muy “influyente”.

He aquí uno de los motivos por los cuales ha proliferado tanto la delincuencia en nuestro medio, padres solapadores, padres sobreprotectores que rayan en la complicidad, progenitores que ignoran el alcance de sus acciones al proteger a sus hijos aun cuando incurran en actividades ilícitas.

Las autoridades de todos los niveles deben ser receptivas al hartazgo de la población, el poder legislativo tiene que entender que es imperativo trabajar en la modificación del marco legal para proceder ejemplarmente contra quienes han destrozado la tranquilidad de la población, de lo contrario, tarde que temprano empezarán a tomar justicia por mano propia, recuerden: No hay mal que dure cien años…

Hasta la próxima.

2 comentarios

  1. EFECTIVAMENTE, LAS LEYES BUSCAN PROTEGER MÁS AL DELINCUENTE QUE CASTIGARLO, Y SI ENCIMA TAMBIÉN LO DEFIENDE LOS DERECHOS HUMANOS, PUES NI COMO. NECESITAMOS LEYES MAS SEVERAS CONTRA ESOS DELINCUENTES…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce + 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba