Otra masacre en un bar de Cancún

Cancún, 16 febrero
(Por Esto Q Roo)

Un comando armado ingresó y acribilló a varias personas que se encontraban al interior del bar “La Kuka”, ubicado sobre la avenida José López Portillo, a la altura de la Supermanzana 60, de manera preliminar se hablaba de que 17 fueron blanco de los sicarios, de los cuales cinco perdieron la vida en el lugar y doce más fueron heridos, entre ellos clientes y empleados; personas que habitan por la zona así como gente que se encontraba esperando su transporte, mencionaron haber escuchado más de 20 detonaciones por arma de fuego, posteriormente vieron a un grupo de hombres salir y escapar a pie en diferentes direcciones, al parecer un vehículo donde pretendían darse a la fuga ya los esperaba con el motor encendido; de manera extraoficial se dijo que dos fueron detenidos en las inmediaciones del sindicato de taxistas en la Región 92 y tres más huyeron a bordo de un vehículo gris.

La aparente calma que se vivía durante la noche, a pesar de que era quincena sin que se hubiera reportado hechos de alto impacto, fue perturbada alrededor de las 23:40 horas, cuando un comando armado llegó hasta el bar “La Kuka” ubicado sobre la transitada avenida José López Portillo, a la altura de la Supermanzana 60, ninguna de las personas que se encontraban en la zona esperando su transporte, otras más haciendo fila en el cajero automático, o automovilistas que circulaban sobre la transitada avenida se dieron cuenta del comando armado que de manera violenta irrumpió el centro nocturno para cometer la masacre, el bullicio de los vehículos, de los vendedores ambulantes aledaños ofreciendo sus productos, familias que iban saliendo de realizas sus compras de una tienda departamental, y la gente, en su mayoría trabajadores que se encontraban a escasos metros, fue opacado cuando comenzaron a sonar los primeros disparos.


Nadie sabía de dónde provenían, minutos después la rocola que entonaba canciones al interior del bar amenizando a los clientes también fue silenciada; al identificar donde estaba el tiroteo, la gente comenzó a correr en diferentes direcciones, por temor a ser blanco de las balas, ya que a pesar de ser una zona muy transitada, donde abundan los comercios, las autoridades la tienen abandonada y si a los sicarios nada de eso los detuvo para realizar la masacre, menos los iba a detener de seguir apuntando sus armas y seguir disparando al momento de salir para abrirse paso.

El caos se apoderó de la gente, algunos vendedores ambulantes del miedo no consiguieron moverse, se quedaron congelados y frente a sus ojos vieron al grupo de hombres salir y correr en distintas direcciones, algunos ya no saben si los mismos sobrevivientes eran los que habían salido corriendo para abordado un vehículo, sólo sabían que al interior había ocurrido una masacre.

Fueron escasos los minutos en que los hombres hicieron la matanza, y para los testigos fueron eternos los que tardó en llegar la policía, pues las autoridades tuvieron conocimiento no porque alguna patrulla estuviera cerca, sino hasta que las llamadas comenzaron a ingresar a través del número de emergencias, fue hasta entonces que patrullas de diferentes sectores se fueron enfilando hacia ese lugar, pero ya no lo hace con sirena abierta para evitar alertar a la ciudadanía, simplemente aceleran prenden sus torretas y por el parlante se van abriendo paso entre las hileras de tráfico vehicular que suele hacerse en distintas avenidas.

Al llegar y confirmar que había personas heridas, mismas que se encontraban tiradas entre las mesas, solicitaron la intervención de unidades médicas, cuyos paramédicos comenzaron a entrar para valorar a los lesionados, se hablaba de 17 personas las que fueron alcanzadas por las balas, de las cuales 5 habían perdido la vida y doce resultaron heridos, algunos de los cuales se trasladaron por sus propios medios a algunos hospitales; mientras otros eran atendidos se montó un operativo donde de manera preliminar se hablaba de dos personas detenidas en la Región 92, cerca del sindicato de taxistas Andrés Quintana Roo y tres más que huyeron en un auto gris ignorándose las características de éste.

Minutos después una a una las ambulancias se fueron dirigiendo a distintos hospitales con los lesionados, entre ellos clientes y meseros, los cuales quedaron custodiados, más tarde elementos peritos de la Vicefiscalía General de Justicia procesaron el lugar donde sucedieron los hechos, donde fueron localizados casquillos tipo R15 y 45 milímetros, ya entrada la madrugada realizaron el levantamiento de los cuerpos para trasladarlos a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), donde se les practicaría la necropsia de Ley.

Hasta el cierre de esta edición, ninguna autoridad había emitido alguna declaración en torno a la masacre.

Deje un comentario

uno × 5 =