ColumnistasPrincipales

Otro tren, pero no transpeninsular

A TIRO DE PIEDRA

Julián Santiesteban

 

No habrá Transpeninsular, y las reacciones de ello están aun por ocurrir en Yucatán, pues Quintana Roo sí tendrá su tren, pero correrá a lo largo de la Riviera Maya, con la rentabilidad garantizada de tener más de 15 millones de turistas por año para transportar.

El 23 de abril de 2014, en este mismo espacio y en la víspera del 44 aniversario de la creación de Cancún, el escribiente anunció que no habría ni tren Transpeninsular y que el proyecto Dragon Mart estaba aun en “veremos.” Pues bien, la toma de decisiones gubernamentales ha terminado por confirmar el hecho, sin que eso signifique necesariamente una afectación para Quintana Roo, pero sí una obligada modificación a las “13 decisiones” presidenciales anunciadas en la toma de protesta de Enrique Peña Nieto.

En esa ocasión, en la víspera del Tianguis Turístico de México, celebrado en el mes de mayo en Quintana Roo, como ahora, dimos cuenta de la disputa entre las cámaras empresariales para que la ruta original del señalado tren culminara en Cancún y no Punta Venado, proyección respaldada por lo menos por una decena de cámaras empresariales de Yucatán y Quintana Roo, incluyendo a los mandatarios de ambas entidades.

Fuentes oficiales de Quintana Roo confirmaron a este reportero que se analiza revivir un proyecto cuyo diseño y planeación específica existe desde hace por lo menos 10 años; y es construir un tren que correría de Tulum a Cancún, cuya rentabilidad está más que garantizada con los más de 15 millones de turistas que arriban año con año al destino turístico más importante de México.

Como se advierte, la vocación sería eminentemente turística y ya no de carga, como se planeó en algún momento el Transpeninsular; pero además se tienen ya definidas dos rutas posibles: la primera que correría a lo largo del derecho de vía de la carretera federal y la otra a lo largo de la ruta de las torres de alta tensión, esta última recordemos que tiene 40 metros de ancho a todo lo largo de la Riviera Maya; además de que la gran mayoría de los trenes de este tipo utilizan energía eléctrica para su funcionamiento.

Así que las noticias son buenas para Quintana Roo, faltaría ahora la adecuación del Plan Nacional de Infraestructura (PNI) para que los recursos sean redireccionados; pues el compromiso 243 del señalado Plan señala que su objetivo es “generar infraestructura para una movilidad de pasajeros moderna; integral; ágil; segura; sustentable e incluyente.” Con el tren en cuestión se lograría el objetivo, sólo habría que cambiarle de nombre y quitarle lo “Transpeninsular.”

También es importante recordar que, en la vorágine de las reformas nacionales, está aun pendiente la adecuación en materia ferroviaria, pues a la fecha las concesionarias que operan las rutas nacionales se han opuesto a que las nuevas obras utilicen la red que actualmente operan –para el caso de la Península de Yucatán está la concesionaria Genesse-Wyoming desde 1999, con su filial denominada Ferrocarriles Chiapas-Mayab SA de CV.-

Con la adecuación señalada se libraría incluso esa traba que existe para que la obra se ponga en marcha, pues Quintana Roo no posee vías férreas, aunque sí con una Ley Ferroviaria desde la administración de Joaquín Hendricks Díaz.

La inversión de más de 17 mil millones de pesos deberá ser redireccionada, lo Transpeninsular quedará de lado y las reacciones estarán aun por venir; pero la rentabilidad es lo que debe privar en los proyectos para evitar “elefantes blancos”, por ello el tren Riviera Maya-Cancún deberá ser una realidad en los próximos años, no necesariamente durante la presente administración federal.

Por último, como complemento de lo dicho aquí en abril, faltará conocer las próximas noticias sobre Dragon Mart; pero desde aquí, A Tiro de Piedra, no se avizoran buenas para los defensores del proyecto. Nos leemos en la próxima.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba