Peces de Bahía de Chetumal contaminados con plomo

Chetumal, 18 noviembre
Alejandra Carrión/(Novedades Chetumal)

Los alimentos provenientes de la Bahía de Chetumal no son óptimos para el consumo humano, ante la presencia de contaminantes como mercurio y plomo desde Calderitas hasta la desembocadura al Río Hondo.

En la Bahía de Chetumal, se puede obtener pescado de diferentes especies como cazón y jaibas.

Alejandro Medina, jefe del departamento de química y bioquímica del Instituto Tecnológico de Chetumal (ITCH), recomendó no consumir los alimentos provenientes del cuerpo de agua que está asentado en la capital del estado.

“Depende de la calidad del agua de la Bahía de Chetumal, pero existen advertencias manifestándonos que no es recomendable, no se tienen las condiciones adecuadas y los alimentos pueden estar contaminados”, explicó.

Estudios realizados por El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), también advierten que la Bahía de Chetumal es un cuerpo de agua que está altamente afectado por la contaminación de metales pesados, materia orgánica y nutrimientos producidos por las descargas de aguas del municipio.

Un estudio de la Uqroo indica que el evidente desarrollo poblacional, turístico e industrial, está ocasionando daños a las diferentes especies marinas y también a la población que utiliza esta bahía como balneario. Señala que en 1996 se encontraron más de 20 mil bagres (Ariopsis assimilis) muertos, debido a una contaminación de fuentes no localizadas, por plaguicidas organoclorados.

“En la zona costera existen aproximadamente 30 fuentes que vierten sus aguas a la bahía sin tratar, estas fuentes son provenientes de la ciudad. No obstante, el río Hondo descarga sus aguas a este cuerpo de agua y consigo trae arrastre de residuos agroquímicos e industriales (ingenios), por tanto, es de esperar que éste se encuentre contaminado con metales pesados, materia orgánica (ácidos fúlvicos y húmicos) así como, la presencia de nutrientes y mayoritarios”, dice el estudio realizado por cuatro profesores del departamento de Ciencias e Ingeniería.

En 2014, las investigaciones de Ecosur, detectaron la presencia de aguas residuales, herbicidas y plaguicidas en la Ribera del Rio Hondo y la Bahía de Chetumal, coincidiendo con estudios que han hecho otros investigadores y estudiantes.

En ese mismo año, la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios, alertó sobre los puntos con mayor concentración de metales pesados, fosfatos y agroquímicos, producto de descargas clandestinas de aguas negras y jabonosas hacia el cuerpo de agua. Algunos de los puntos son las playas de Punta Estrella, Dos Mulas, el balneario frente a la Universidad de Quintana Roo y algunas zonas de la comunidad de Calderitas.

Deje un comentario

2 + 18 =