De periodistas para periodistas: lección de dignidad que se refrenda por trigésima primera vez

Rubén Vizcaíno A.


Se convoca a reporteros, columnistas, editorialistas, fotógrafos, camarógrafos, caricaturistas, locutores, jefes de prensa,  administradores de páginas WEB de noticias, blogueros y demás fauna del gremio, para celebrar la trigésima primera edición del convivio de periodistas para periodistas, el cual  tendrá como sede el Salón Dzibanché, ubicado en la avenida Belice, entre Venustiano Carranza y San Salvador, en la ciudad de Chetumal, el próximo viernes 7 de junio, a partir de las 14:00 horas.

Para tal efecto, hemos reactivado el comité organizador de siempre y se ha garantizado la aportación de arracheras para asar,  las costillas de cerdo fritas del Hakuna Matata, los michotes de borrego, cortesía de Juan Rodríguez, salsas y tortillas a cargo de Silvia Hernández, Whisky suficiente a cargo de Javier Chávez Ataxca, Ron aportado por Anwar Moguel y Felipe Hernández, cerveza a morir de parte de Rubén Vizcaíno, el tequila correrá a cuenta de Julián Santiesteban, aguas, refrescos, hielo y desechables aportados por Idalia Carrillo, y lo que se acumule que iremos reportando en los próximos días.

Este convivio nació hace 31 años, ante la mayor agresión gubernamental en contra del gremio periodístico en Quintana Roo, durante la gestión de Miguel Borge Martín. Secuestros, golpes, intimidación a empresas para despedir a quienes repudiaba el gobierno, amenazas directas, incluso de muerte, mismas que motivaron la respuesta digna del gremio.

Manifestaciones en diversas partes del estado, la heroica huelga de hambre de Raymundo Martín Gómez en la plaza de la reforma en Cancún y la marcha de decenas de compañeros a la Ciudad de México, para dar a conocer la magnitud de la agresión, fueron algunas medidas tomadas hace ya 31 años.

Adicionalmente, determinamos no asistir al evento oficial que se efectuaba en ese tiempo, para “celebrar” a los periodistas y que encabezaba el gobernador. En cambio, iniciamos nuestro propio festejo, sin funcionarios, ni rifitas, sin discursos aplaudidores. Un festejo de periodistas para periodistas, conscientes de que los funcionarios tienen fecha de caducidad y nosotros no.

Hoy que la relación entre el gremio periodístico y el gobierno estatal es la peor de la historia, se impone refrendar la dignidad. Honrar la memoria de nuestros tres compañeros asesinados y cuyos crímenes permanecen impunes; reiterar el apoyo solidario a aquellos que han tenido que huir víctimas de amenazas y de la falta de garantías para ejercer el oficio, de los otros que han sufrido atentados, despidos injustificados, violencia física y vejaciones sin fin, es un imperativo insoslayable.

Lo haremos a nuestro modo, sin rasgarnos las vestiduras, sin cursilerías, sin insultos y sin provocaciones. Solo para recordar que esta profesión, la de periodista, solo tiene sentido y sustento cuando se ejerce a plenitud y que la torpe intención de avasallarla, limitarla y arrodillarla,  no prosperará. La historia y el tiempo, jueces implacables, están de nuestro lado.

Los esperamos.

Deje un comentario

dos + quince =