Playa del Carmen, lugar más peligroso para ejercer el periodismo

Cancún, 12 agosto
(La Jornada Maya)

Quintana Roo ha tenido un incremento histórico en agresiones contra la prensa en lo que va del año, hoy por hoy es el estado con el mayor número de denuncias que no necesariamente redundan en solicitud e incorporación al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, pero el aumento es brutal.

Leopoldo Maldonado Gutiérrez, subdirector regional de Artículo 19 para México y Centroamérica, dijo que el lugar más peligroso para ejercer el periodismo es Playa del Carmen, cabecera del municipio de Solidaridad, y que actualmente la entidad “va camino a lo que llamamos zonas del silencio”.

Advirtió que este año podría superarse el índice de agresiones contra periodistas en México, donde cada año hay un incremento de 10 a 15 por ciento de agresiones, y lo más paradójico, precisó, es que ahora con más instituciones de protección también hay más atentados, lo que refleja que no hay voluntad para que funcionen esos organismos.

“Quintana Roo ha tenido un repunte, ha tenido un incremento histórico, es el estado hoy por hoy que más agresiones tiene contra la prensa en lo que va del año”, dijo.

Añadió que Guanajuato es, junto con Quintana Roo, de los estados donde más ha incrementado la violencia contra periodistas en los últimos dos años.

Cifras

En charla con La Jornada Maya, Leopoldo Maldonado reveló que las estadísticas de la organización internacional que defiende la libertad de expresión son contundentes: dos comunicadores asesinados en 2018 y uno en este año, los tres en Playa; en cuanto a solicitudes de protección: tres en 2016; para 2017 fueron 18, un aumento superior a 600 por ciento; en 2018 fueron 26 y en lo que va del año van más o menos una veintena de casos.

“Se va generando lo que llamamos zonas del silencio, cuyo ejemplo más preocupante es Tamaulipas. Quintana Roo antes no figuraba, por ejemplo, en la lista de periodistas asesinados, eso da cuenta de un incremento brutal no sólo en el número de periodistas agredidos, sino de la magnitud de la violencia, de la gravedad de la violencia. Hay regiones donde ya no se está hablando de ciertos temas, y eso evidentemente es resultado del miedo”, asentó.

Lamentó que la situación ya rebase a las organizaciones civiles como la que representa, debido a que son las que terminan atendiendo y documentando los casos de denuncia, que diariamente son al menos dos en el país.

Sostuvo que la impunidad es el flagelo que más afecta y provoca que en México sigan asesinando periodistas, y es que pese a que la expectativa con el nuevo gobierno era diferente, hasta ahora no ha cambiado nada y sólo ha continuado un patrón a la alza en la agresión a los comunicadores, sobre todo en Quintana Roo.

“Por los menos en el Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores ha incrementado el número de solicitud e incorporaciones respecto de otros estados, es el que más tiene este año. En cuanto a agresiones registradas, que no necesariamente redundan en solicitud e incorporación al mecanismo también vemos un incremento brutal.”

Deje un comentario

Doce + 1 =