El polémico vuelo de los gobernadores panistas

El bloque de gobernadores del PAN –donde participa el gobernador quintanarroense Carlos Joaquín González, sin ser panista– enfrenta a un poderosísimo adversario, inflexible y anclado en una austeridad tan extraña para el político mexicano conocido y por conocer: el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ondea la bandera contra la corrupción y encapsuló a sus adversarios en un bando bautizado como el Bloque Opositor Amplio (BOA), con aroma a leyenda urbana.

Nueve de los 10 gobernadores de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) se reunieron el 13 y 14 de junio en Dolores Hidalgo, Guanajuato, para lanzar un manifiesto unificado dirigido al Presidente, pidiendo una agenda que beneficie a los estados. Incluye un nuevo pacto fiscal, tema que todos los Presidentes evitan porque al gobierno federal le benefician las reglas del reparto del pastel presupuestal y por ese principio del poder que les impide ceder ante presiones políticas para no dar señales de debilidad.

El Presidente descalificó de inmediato a los gobernadores panistas afirmando que habían llegado en vuelos privados y para ese tipo de lujos querían más presupuesto. Por ejemplo, el gobernador yucateco Mauricio Vila Dosal llegó en un Learjet 45, mientras Carlos Joaquín ocupó un taxi aéreo Hawker 800XP, el más grande de todos.

Con relampagueante reacción –sin duda precipitada–, la Coordinación General de Comunicación Social compartió cheque y factura del jet rentado por el gobernador Carlos Joaquín González con su dinero para acudir al encuentro en la tierra de José Alfredo Jiménez, dejando a sus adversarios un arma porque la factura es de dominio público y obsequia datos reveladores, incluyendo el monto de la renta –76 mil 522 pesos– y los datos de la llamativa empresa Ascent Key S.A de C.V.

Por tradición un gobernador se desplaza en avión o jet, pero el Presidente ha llegado al extremo de ocupar vuelos comerciales y hasta viaja por carretera, tan aficionado como es a sus baños de pueblo, apapachando abuelitas y comiendo en fondas.

El resto de los gobernadores panistas dejó pasar el ataque del Presidente, cuya ofensiva era previsible con un tema que se vende muy bien entre los mexicanos porque se identifica como despilfarro en el ánimo colectivo. Prueba de ello, el faraónico avión presidencial despreciado por el tabasqueño que se negó a vivir en Los Pinos, ocupando Palacio Nacional.

Gran parte de los expedientes de corrupción de colaboradores del ex gobernador priista Roberto Borge Angulo convergen en la empresa Vip Saesa (Servicios Aéreos Ejecutivos), un malísimo negocio para el gobierno del estado porque en la administración del joven cozumeleño preso en el estado de Morelos –el antecedente más inmediato– hubo una fuga de muchos millones de pesos y un manejo turbio y hasta pestilente.

Estas empresas ocultas en la niebla tienen a menudo un aterrizaje forzoso y hasta los avionazos y el tratamiento inicia con la transparencia.

Morena, sin guerreros para competir por el sur

Morena no tiene figuras propias con capacidad para competir por la alcaldía capitalina y por la diputación federal que le corresponde al sur. Aparece Luis Gamero Barranco –secretario particular del alcalde Otoniel Segovia Martínez– como el más visible interesado en la silla municipal apolillada.

Con el apoyo de la senadora morena Marybel Villegas Canché se abre camino Luis Gamero, cuyo antecedente político más inmediato lo tiene como candidato del PAN a la alcaldía capitalina en 2002, cuando enfrentó al priista vencedor Eduardo Espinosa Abuxapqui.

Gamero es la figura más adelantada en Morena, pero si van en coalición con el Verde Ecologista y el PT se abre el abanico de opciones. Tan sólo por el PT puede animarse el diputado local Roberto Erales Jiménez, con más experiencia política y burocrática.

Recordemos que en 2002 fue diputado local plurinominal de Convergencia con su compadre Jorge Polanco Zapata, cuando se fortaleció en el Congreso local un frente opositor que frenó la reforma al Poder Judicial impulsada por el gobernador chetumaleño Joaquín Hendricks Díaz para arrebatarle a Lizbeth Loy Song Encalada el bastón de mando en el Tribunal Superior de Justicia.

En la diputación federal la chetumaleña Patricia Palma Olvera no la tendrá tan fácil si le permiten ir por la relección en Morena, porque hay condiciones de mayor competencia por la pérdida de aceptación del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ya no estará en la boleta y si acaso aportaría un escaso apoyo a sus candidatos.

Morena será beneficiado por la anemia aguda del PAN y del PRI, pero saldrá a batirse en una pelea más pareja y puede ser perjudicado por deficientes candidaturas.

Carlos Mario Villanueva Tenorio –hijo del exgobernador Mario Villanueva– se planta como un candidato capaz de derrotar a Paty Palma o a quien le envíen, pero hay que aguardar la aparición de interesados en la desangrada alcaldía y la diputación federal que nos corresponde.

4 comentarios

  1. Paty palma no ha hecho nada, no existe en el sur de q roo, es una pena que le hayan regalado esa posicion donde solo se ha llenado sus bolsillos y la de su familia

  2. Definitivamente solo hay uno que es el mas adonio por cordura y experiencia para nuestro ayuntamiento, el diputado Roberto Erales Jimenez

  3. Votaremos por un candidato que mínimo se comprometa a dar a Chetumal autobuses urbanos,que tanta falta nos hacen y Roberto Erales parece ser el indicado,ningún voto a quienes prometen y ya cuando llegan desconocen al pueblo y sus necesidades

  4. CUANTO APUESTAN QUE, AÚN GANANDO ROBERTO ERALES, NO SE PERMITIRÁN LOS AUTOBUSES URBANOS, PRIMERO POR EL SINDICATO DE TAXISTAS Y SEGUNDO POR QUE NO ES UN NEGOCIO RENTABLE EN CHETUMAL, A MENOS QUE EL MUNICIPIO LOS PONGA.

Deje un comentario

dieciseis − 13 =