Principales

Policías estatales a prueba laboran a la «bendición de Dios»

Chetumal, 16 de junio
Juan
Juárez Mauss

Con recursos propios 100 elementos a prueba de la Policía Estatal Preventiva de Quintana Roo combaten a la delincuencia. Usando uniformes usados, sin armas o chalecos antibalas, estos “vigilantes”, como los denominan sus superiores, tratan de evitar que se sigan incrementado los índices delictivos.

Este personal que está a prueba luego de recibir un mes de capacitación en el centro de control y comando C-4, trabajan con la “bendición del creador” pues no se les dotó de elemento alguno para llevar acabo sus labores de vigilancia.

Con uniformes que han comprado o recibido de otros elementos más antiguos de la corporación, realizan las labores policíacas pero no cuenta con algún arma, tolete, o elemento para defenderse de alguna agresión.

Para colmo, tampoco tienen derecho a servicio médico en caso de una lesión, seguridad social o prestación alguna como cualquier otro trabajador que depende del Gobierno del Estado.

Estos “vigilantes policiales”, porque ni a la categoría de cadetes llegan, tratan de hacer méritos para poder ocupar una de las plazas en la corporación, poniendo en riesgo su integridad física. La necesidad de conseguir un trabajo digno los margina de tener un buen sueldo pues apenas alcanzan los tres mil 500 pesos quincenales, menos el descuento por impuestos, aunque para esto deben de esperar hasta cuatro días después de la quincena para recibir su paga.

Entre estos jóvenes quintanarroenses que en muchos de los casos provienen de poblaciones rurales del sur, hay quienes cuentan con título profesional, no en el área de seguridad pero sí en carreras que ofertan muchas de las escuelas de nivel superior en el estado, pero la falta de empleos acordes a su perfil y la necesidad de llevar dinero a sus familias los obliga a optar por este peligroso trabajo.

Un comentario

  1. Eso pasa cuando se piensa que hay que tener un trabajo estable en lugar de ser emprendedor, lo malo del asunto, es que des afortunadamente esa la razón por la que hay tanta corrupción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba