NotasPrincipales

Presos descargaron su furia contra el alcaide del Cereso

CHETUMAL, 31 de marzo.-

En el motín del sábado, los reos descargaron su furia contra las autoridades de Seguridad Pública, pues golpearon al director del Centro de Reinserción Social de Chetumal, Joel Flores Cardozo, que acompañó a Carlos Bibiano Villa Castillo durante la revisión para localizar la supuesta droga, pues sufrió dos heridas en el cráneo; y de igual forma a Eduardo Sánchez Hernández, exescolta del General Villa, quien terminó policontundido tras recibir brutal golpiza por parte de los inconformes, pues lo señalaron como un “soplón”, ya que presumen que es quien pasa información al secretario de Seguridad Pública.

Mientras los demás heridos fueron llevados al reclusorio esta mañana para que convalezcan en sus celdas, Sánchez Hernández fue llevado a un área aislada de la población penitenciaria por instrucciones del secretario de Seguridad Pública.

Hoy por la mañana, los dos últimos lesionados que permanecían bajo custodia de policías judiciales en el área de urgencias del Hospital General fueron dados de alta y llevados en la “Julia” al reclusorio chetumaleño, para que en sus celdas convalezcan satisfactoriamente de sus lesiones.

Entre los reos lesionados, que fueron llevados en ambulancias de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM) al Hospital General el sábado por la tarde, figura el nombre de Denzel Gael García Pérez, quien sufrió una crisis neuro-conversiva.

De igual forma están: Roger Juan Secundino Martínez, quien presentaba una herida en la mano izquierda; Miguel Ángel Ortega Torres, con lesión en el cráneo; José del Carmen Sánchez Montejo, una herida en la ceja izquierda; y Martín Márquez Pérez, una lesión en el cráneo, pero que no ponen en riesgo su integridad física.

Quien se encuentra delicado de salud es Raymundo Yovani Leyva Salazar, quien presentó traumatismo craneoencefálico; además del exescolta de Carlos Bibiano Villa Castillo, Eduardo Sánchez Hernández, quien terminó con traumatismo en el tórax y lesiones cortantes en la espada, producto de una salvaje golpiza que le propinaron en el interior del penal.

En contraste con los demás reos que fueron llevados a sus celdas para que se recuperen de las lesiones que sufrieron durante el motín del sábado pasado, Eduardo Sánchez Hernández fue llevado a un lugar más cómodo, aislado del resto de la población penitenciaria, por instrucciones del secretario de Seguridad Pública, y así evitar que vuelva a ser agredido.

Para concluir con la lista de lesionados, también fue llevado al Hospital General Joel Flores Cardozo, titular del penal, al sufrir dos heridas en el cráneo, pero no de gravedad, pues era tanto el enojo que tenían contra Villa Castillo que los internos inconformes arremetieron duro contra el alcaide y el exescolta de dicho personaje.

El caso del exescolta de Villa fue el más llamativo, porque los reos lo señalaron como un “soplón”, pues presumen que es él quien le pasa información al General Villa sobre lo que ocurre dentro de ese reclusorio.

No hay que olvidar que el motín se derivó que el secretario de Seguridad Pública, Carlos Bibiano Villa Castillo, realizó una revisión en el penal en horario de visita familiar, debido a que recibió el reporte de que el líder de la comitiva de reos, Heriberto Campos Martínez alias “El Diablo”, tenía en su poder un kilo de marihuana, pero al final no encontraron nada, pero si trastornaron el momento de visitas de los reclusos, quienes estallaron en enojo contra las autoridades carcelarias en un motín que duró tres horas para ser controlado.

Por eso, además del alcaide Joel Flore Carsodo, Eduardo Sánchez Hernández alias “El Gallo”, exescolta del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, fue uno de los principales blancos de los reos inconformes.

Su nombre no fue incluido en la lista de internos lesionados, debido a que el secretario de la SESP ordenó que sea trasladado a escondidas por su propio personal, en vehículos particulares, hasta el Hospital General y que se mantuviera en secreto la información.

Eduardo Sánchez Hernández se encuentra recluido en el CERESO desde el pasado 4 de septiembre del año 2011, junto con Ulises Martínez Jiménez, quien también era escolta de Villa Castillo, tras asesinar al elemento de la Policía Estatal Preventiva Jorge Amir Flota Matos, en un supuesto operativo coordinado por Villa Castillo para detener al contrabandista Ernesto Alonso de Miguel alias “El Español”, durante la noche del 29 de agosto del mismo año.

Ulises Martínez Jiménez y Eduardo Sánchez Hernández, fueron condenados a 10 y 5 años de cárcel, respectivamente; el primero por los delitos de homicidio calificado y abuso de autoridad, y el otro por homicidio en grado tentativa y por abuso de autoridad en octubre del 2013.

Lo último que se supo de Sánchez Hernández “El Gallo”, fue en diciembre del año pasado, luego del aseguramiento de los 20 kilos de marihuana en el interior de la cárcel estatal y de una riña suscitada por el control del lugar, finalmente Heriberto Campos Martínez alias “El Diablo” quedó como nuevo cabecilla de la comitiva de autogobierno de reos, por lo que designó a Eduardo Sánchez Hernández como encargado de cobrar cuotas en el área conyugal.

Y fue éste el que, en la primera acción que tomó este día, aplicó el incremento de la renta del área conyugal y de 20 pesos que se cobraba la subió a 40, lo que ocasionó inconformidad entre los más de mil reos que se encuentran recluidos en ese lugar, que el pasado sábado desquitaron su furia contenida.

Fuente: Jorge Luis Uc, Jesús Rivas (Por Esto! Quintana Roo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + cinco =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba