Principales

Reacción de un chetumaleño

alertarojanew1

 

 

 

Novedades Chetumal
.

Presidente de la Gran Comisión del Congreso local en el primer tramo del gobierno de Mario Villanueva Madrid, el chetumaleño Primitivo Alonso Alcocer derramó desencanto al contemplar el reparto inminente de distritos locales que condena a la capital del estado a la miseria extrema, mientras Cancún acumula yates y alhajas en el Congreso del Estado.

“Después de enterarme de la forma en que le había ido a Chetumal en la reciente redistritación electoral, no pude evitar que la tristeza se apoderara de mí durante largo tiempo”, escribió Primitivo en su cuenta de Facebook.

Primitivo Alonso presenció la hegemonía de una clase política priista que desde la capital del estado era dueña de la única palabra en el reparto de candidaturas, sobre todo en los gobiernos de Jesús Martínez Ross (1975-1981) y Mario Villanueva (1993-1999).

El esplendor de ese poderío fue prolongado, pero fue cercenado por el gobernador chetumaleño Joaquín Hendricks y por el acelerado crecimiento poblacional de Cancún, cuyos presidentes municipales eran enviados desde Palacio de Gobierno a partir de 1978.

Escribió el ex líder del Congreso e inspirado escritor:

“La capital de un estado con el desarrollo turístico más extraordinario de México con un solo representante popular, en el Congreso del Estado, era algo difícil de asimilar. El escenario de las luchas históricas mas preponderante, descontando a la mal llamada Guerra de Castas, que crearon las condiciones objetivas y subjetivas para la emancipación como Estado libre y soberano del Territorio Federal de Quintana Roo, reducida al mínimo políticamente, era algo difícil de creer.

Advirtió: “Al alterarse la correlación de fuerzas al concentrar Cancún los distritos del uno al ocho, obviamente que aumentará su peso específico en algunas decisiones de gobierno”.

Primitivo Alonso expresa fielmente la depresión e impotencia que invaden al chetumaleño, habituado a banquetes opíparos y condenado a mendrugos de mascota ranchera, ya que el juego es así.

Y lanza un llamado a las conmocionadas tropas sureñas:

“Los políticos deben de proveer a Chetumal del suero vitaminado que necesita para caminar con mayor vigor y energía y para ello requerimos de la reunificación efectiva en un solo Programa de Acción y una meta común para tener una causa definida”.

Bravo, Primitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba