Principales

Saca las uñas el líder de los taxistas en la capital

Chetumal, Q Roo, 11 de febrero
Emilio Santana

A casi un año de que Julio César Castilla Zapata fue electo secretario general del Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa), ya empieza a sacar provecho del cargo pidiendo dinero a los socios ayudantes que están en lista de espera de una concesión.

El “Durazo”, como lo conocen sus compañeros, no tardó en sacar las uñas y las mala maña, como sucedió con otros secretario generales, como fue el caso de Eliezer Arguelles Borgues, “el sapo macho”, Rafael Cetina Galván –alias “El Catrín”— y Sergio Cetina Valle, “La Chihua”.

Estos últimos se apropiaron y vendieron edificios, estación de combustible y concesiones para combis y taxis. De todo esto ningún socio concesionario aún no pide cuentas de ello y mucho menos Julio Cesar Castilla, aunque debería de ser su obligación por la investidura que hoy tiene.

El líder de los taxistas junto con su secretario de Actas y Acuerdos, Juan Diego Polanco, están más interesados en buscar entre los socios ayudantes que están en lista de espera a quienes estén interesados en entregar una fuerte cantidad de dinero para pasar a los primeros lugares.

Hace apenas en año pasado, en la entrega de concesiones Julio César Castilla Zapata dijo que el gobierno del estado y el sindicato lograron erradicar la entrega de placas por “compadrazgo y amiguismos”, dando así cumplimiento a lo solicitado por el gobernador Carlos Joaquín.

Pero ahora, a unos meses de que acabe la administración llamada del Cambio, Julio César Castilla y Juan Diego Polanco están reclutando socios ayudantes para sorprender a las futuras autoridades con una nueva lista de espera.

Lo que hoy señalamos es bien sabido por los socios concesionarios y ayudantes, pero solo lo comentan tras bambalinas, pues en ellos pende una amenaza del secretario general: “Si alguien quiere aclarar algo que venga a mi oficina, este tema no se trata en las asambleas”.

Por cierto, hay asambleas en donde Julio César Castilla se la pasa quejándose de lo mal que están las finanzas por las múltiples demandas de ex trabajadores y no las ocupa para informar sobre algún beneficio de su gestión.

La falta de liderazgo del “Durazo” hoy se ve reflejada con el paro de servicios de los socios propietarios de combis, quienes cansados de que su secretario general no gestione con eficacia un aumento a sus tarifas decidieron hacerlo a un lado y tomar esta medida radical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 − 3 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba