Solidaridad en riesgo

La Jiribilla

Jorge González Durán

El jefe de la policía de Solidaridad fue directo: renunció porque la autoridad municipal abandonó a la policía. Desde el inicio de esta administración la dejaron sin ningún tipo de apoyo material, ni en equipo ni en capacitación. Parecía como si la policía fuera un estorbo. Como si quisieran que se hundiera. Nadie en el Ayuntamiento, de la presidenta municipal para abajo escucha las propuestas de los mandos policíacos para tener una corporación a la altura de estos tiempos difíciles.

Lo peor: hay dobles mandos. Unos son los directivos oficiales y otros son los que operan en las sombras, con su propio equipo y su propia logística. La corporación oficial no tiene ni para uniformes, pero hay opera de manera clandestina.

Didier Vázquez agotó todas las instancias. No se rindió a las amenazas de la delincuencia. Pero vio algo raro que lo hizo tomar una decisión difícil: quizá la más difícil como policía de larga trayectoria: renunciar. Y detrás de él varios mandos policíacos que ven que no hay remedio y que quedarían desprotegidos si se quedan en la corporación.

ALGO RARO

En Solidaridad sucede algo raro. Muy raro. No es concebible que ante el clima de violencia que se vive en ese municipio se haya abandonado a la policía.

Ahora los habitantes de Playa del Carmen se encuentran peor que cuando Cristina Torres, lo que ya es mucho decir.

El Ayuntamiento que preside Laura Beristaín está fallando a su principal responsabilidad: brindar seguridad a los habitantes y visitantes de ese hermoso municipio.

Los negocios de todo tipo se quejan de las extorsiones no solo de la delincuencia sino de los inspectores municipales de varias dependencias como Fiscalización, Comercio en Vía Pública y Protección Civil.

ALGO GRAVE

La situación de la policía en Solidaridad es algo muy grave. La situación de descontrol que actualmente prevalece sólo beneficia a la delincuencia.

Didier señala que él no cree que un mando ajeno al municipio beneficie a la seguridad. Asegura que hay buenos policías comprometidos con su labor, y también malos. Pero que no recibió apoyo para iniciar una reestructuración.

REGIDORES OMISOS

También asegura que los regidores no se han comprometido en el fortalecimiento de la policía municipal. Sus altísimos sueldos los tienen atados de manos. Sólo están preocupados por conservar sus privilegios.

LO ORILLARON A RENUNCIAR

Todo parece indicar que Didier Vázquez fue orillado a renunciar para que no se entere de las cosas graves que suceden en Solidaridad.

La situación es muy delicada.

Deje un comentario

15 − Doce =