El SQCS ha sido ingrato con sus hijos

El Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) fue un salto lunar del gobernador Pedro Joaquín Coldwell a principios de 1985, cuando estimular la identidad quintanarroense era una necesidad política en una entidad en plena niñez que acumulaba su segundo gobierno electo en las urnas, en el apogeo de un PRI que era dueño de todas las posiciones de poder, incluyendo las que no alcanzaba la vista.

Iniciativa de avanzada cuando todo en Quintana Roo tenía que ser inventado eligiendo el terreno para edificar, la radio y televisión de Quintana Roo fue encomendada al mejor de los estrategas: Virgilio Caballero Pedraza, el arquitecto que colocó los pilares del SQCS y lo botó a la mar.

Virgilio falleció el pasado 25 marzo en la Ciudad de México y su legado ha sido raspado porque sucesivos gobernadores han estrangulado la libertad de expresión que reclama el SQCS para competir en el pastizal de medios, cumpliendo sus elevados objetivos de origen entre los que destaca “el respaldo a la integración nacional, regional y estatal”, así como “el apoyo a la democracia”.

Tuve la fortuna de ser director de Noticias en el SQCS, invitado por su director Cuauhtémoc Gámez Centeno –hasta el cielo un abrazo, amigo– en los primeros meses de 2000 y participé desde entonces por 11 años en el programa radiofónico Desde el Café, bajo la batuta de Eduardo Aguilar Barragán y con Ramón Humberto González Reyes. En 2003 de sumaría otro amigo al equipo que comentaba desde el Café Milagros en Chetumal: Javier Venegas Hernández.

La nota del escándalo es Óscar Cadena con los más de 4 millones de pesos anuales que recibe por generar contenidos en el norte de Quintana Roo, cantidad insultante por la hambruna presupuestal de un SQCS que ha sido ingrato con sus hijos, dando trato de reyes a conquistadores flotantes que succionan la escasa sangre de nuestro querido SQCS que reclama un tratamiento médico urgente con alcances quirúrgicos.

El personal capacitado lo ha tenido en sus entrañas, y recuerdo con mucho dolor el fallecimiento de Misael Pacheco Pacheco, quien ya no contaba con el amparo del ISSSTE cuando enfrentó la enfermedad que lo llevó a la tumba en la Clínica Carranza, donde estuvo internado con todo el respaldo del gobierno de Carlos Joaquín.

Me cuentan que el eterno reportero Julio Escobedo Gómez está en malísimas condiciones de salud, y que sus reporteros en general han sido muy castigados; el mal trato se extiende a gran parte de la tropa que tanto aprecio.

El tema Óscar Cadena debe ser revisado para decidir su rentabilidad, pero la decisión queda en manos de un Consejo Consultivo del SQCS que permanece en el sótano y que integra un representante de cada partido con registro nacional, cada uno con capacidad para definir prioridades y recomendar contenidos en radio y televisión.

Ese Consejo Consultivo lo integran también dos representantes del sector privado, dos del sector popular y dos del sector obrero, incluyendo presidentes municipales y funcionarios estatales. Si nuestros diputados locales desempolvan este Consejo Consultivo pasarán a la acción, yendo más allá de la palabrería y el lanzamiento de balas de salva que predominaron en la reciente comparecencia de la directora del SQCS, Martha Silva Martínez.

Óscar Cadena nos ha dado la oportunidad de discutir el estado agonizante de mi querido SQCS, cuyo rescate es necesidad política y laboral.

2 comentarios

  1. En mis 50 años en el estado, y los que ha comido Oscar Cadena de mis impuestos, yo nunca he visto un programa de él que hable de Chetumal y su gente, las personas que más han golpeado son las de la capital que como tal no existe, porque todo es para el norte, somos un pueblo olvidado y pisoteado, que a nadie le importa, que sabe Martha Silva de dirigir el SQCS, nada, solo porque renuncio al PRI y se unió a la campaña de Carlos Joaquín la premiaron, por eso hacen lo que se les antoja porque están respaldados, políticos que dan vergüenza.

Deje un comentario

4 × cinco =