Tercer Acto, empresa consentida por la Oficialía Mayor

Un hedor a corrupción emana del pago de 2 millones 604 mil 874 pesos por el “arrendamiento de adornos e iluminación para Palacio de Gobierno y sus alrededores con motivo de las fiestas patrias”, según la licitación pública nacional cuyo fallo se dio el 31 de agosto de 2018 a favor de la empresa yucateca Tercer Acto S. de R.L de C.V, ganadora de nuevo en 2019 en este proceso manipulado por la Oficialía Mayor.

Arrendar adornos e iluminación sabe a despilfarro, con el ingrediente de la fuga de dinero porque se desprecia a los comerciantes locales, colocados en desventaja por la Oficialía Mayor encabezada entonces por el chetumaleño Manuel Alamilla Ceballos, quien mal encaminó este proceso tan puerco para beneficiar en dos ocasiones a la empresa representada por el gerente Juan José Canul Perera.

¿Estará al tanto el gobernador Carlos Joaquín de esta jugada nauseabunda consumada en dos ocasiones por la Oficialía Mayor? Explicado a nuestro nivel, resulta absurdo pagar 50 mil pesos por el arrendamiento de adornos del mes patrio para nuestra vivienda, aceptando pagar la misma cantidad al año siguiente ¿No es más práctico hacer la inversión y tener disponibles los adornos para el nuevo festejo del año de Hidalgo? Bueno, el año de Hidalgo vaya que inspiró al equipo de la Oficialía Mayor que coordinó este negociazo, posiblemente a espaldas de Carlos Joaquín.

En la licitación de 2018 sale embarrada la Jefa del Departamento de Adquisiciones de la Oficialía Mayor, Mariana Gómez Solís, así como la Jefa del Departamento de Normatividad, Ileña Karime del Ángel Coral, quien firmó en representación de la Dirección Jurídica y de Acceso a la Información de la misma Oficialía Mayor. También la avala con su firma el Auditor del Órgano Interno de Control de la Oficialía Mayor, Francisco Lima Xoc.

El 21 de agosto de 2019, ya encarrerados, consumaron la maniobra para beneficiar de nuevo a Tercer Acto con un contrato de 2 millones 586 mil 206 pesos, sin IVA.

Ayer en esta columna expuse la irritación de comerciantes locales –incluso de la zona maya– desplazados en este juego perverso de la Oficialía Mayor que dio rienda suelta al despilfarro para beneficiar en dos ocasiones a una nebulosa empresa yucateca que guardó y desempolvó sus adornitos para participar al año siguiente, con la seguridad de ser bendecida en esta licitación nacional teledirigida.

En 2017 el gobierno de Quintana Roo pagó mucho menos por ese arrendamiento: un millón 979 mil 946 pesos por esos adornos e iluminación, beneficiando a la empresa Opciones Corps, S.A. de C.V., representada por el administrador único José Luis Meléndez Quintal.

El acta administrativa de entrega recepción fue firmada por Gerardo Briceño Pinzón, Jefe del Departamento de Mantenimiento de la Dirección de Servicios Generales de la Oficialía Mayor.

Tercer Acto también fue bendecida el 15 de noviembre de 2018, al recibir el contrato para el “arrendamiento de adornos, figuras e iluminación con motivo de las fiestas decembrinas para la decoración de Palacio de Gobierno, sus alrededores y la Casa de Gobierno”. La suma, incluido IVA: un millón 233 mil pesos.

Ocho días, después –el 23 de noviembre– Tercer Acto recibió el contrato para “el servicio de producción, montaje y renta del evento de nevada artificial”. Tercer Acto fue representada por Emilio Guillermo Torre Molina y cosechó 560 mil pesos, sin incluir IVA.

Por la Oficialía Mayor firmaron Rosa del Socorro Schultz Cubas –Jefa del Departamento de Concursos y Procedimientos–, Karime del Ángel Coral y Javier Mena Ceh, analista técnico y representante del Departamento de Adquisiciones.

Eran anticipos de lo que Tercer Acto cosecharía en los años siguientes en un juego maquiavélico, término utilizado por los comerciantes de casa con empresas consolidadas.

José Manuel González Acosta –primo hermano de Carlos Joaquín– ha estado en una línea de mando de la Oficialía Mayor y ahora es Subsecretario de Recursos Materiales y Servicios Generales. Tuvo la oportunidad de impedir estas transas sistemáticas en una Oficialía Mayor invadida por la gangrena y por ello colocada bajo la tutela de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), dirigida por Yohanet Torres Muñoz, de todas las confianzas de Carlos Joaquín.

Un moreno de cepa como nuevo líder en el Congreso: Reyna Durán

Reyna Durán Ovando –presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política– advierte que el próximo coordinador o coordinadora de su bancada debe ser seleccionado entre los morenos genuinos en el Congreso del Estado. “Solo otorgaré mi firma a una o un diputado militante”, advierte.

“Estoy convencida que un moreno de cepa es quien debe estar al frente de la Coordinación, tanto en este segundo año como en el tercero”, dice la mujer que con el apoyo de sus compañeros de bancada desplazó al ex priista Édgar Gasca Arceo, ligado a la senadora morena Marybel Villegas Canché.

La declaración de Reyna Durán brota en un escenario a menudo adverso para los morenos de cuna, desplazados por grupos desprendidos de otros partidos. El atractivo de Morena para lanzarse al abordaje es irresistible, lo que explica el predominio de ex priistas y ex perredistas que han saltado al partido fundado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En Morena sabemos que la Cuarta Transformación de nuestro Presidente abandera muchos valores que solo un morenista de corazón y afiliado por convicción propia puede entender y llevar a cabo”, afirma la diputada de Morena sin antecedentes en el PRI borgista.

A principios de septiembre Reyna Durán será reemplazada por el Jugocopo y se prepara el Verde Ecologista para el ansiado relevo.

Deje un comentario

15 − 9 =