Trato valemadrista a enfermo con síntomas de Covid en Chetumal

El testimonio del chetumaleño Juan Pedro arrebata el maquillaje de un sector salud que no está a la altura del desafío mortal del Coronavirus (Covid 19), porque en el mundo real –lejos de las posturas oficiales– hay un manejo deficiente de algunos enfermos que presentan síntomas iniciales de esta enfermedad viral con aroma a ataúd.

Juan Pedro tiene 56 años y a fines de marzo o principios de abril –según sus cálculos– fue pescado por el Coronavirus al acudir al supermercado de Chetumal, repleto de compradores sin cubrebocas. Cuenta que en la madrugada del sábado 11 de abril sus síntomas fueron repentinamente graves, con una temperatura de 39 grados centígrados y un estado físico terrible.

La clínica del ISSSTE –frente a la Plaza de las Américas– fue su primera opción y acudió a ella al amanecer, acompañado por su esposa. Juan Pedro define como “calvario” ese ping pong del personal de Urgencias que lo envía a otra área, donde lo devuelven a Urgencias para soportar más de dos horas sin ser atendido. Con la sana distancia, el personal médico pedía a los guardias que informasen a los enfermos que no serían atendidos. Una justificación muy válida: el personal carecía del mínimo equipo de protección.

Dos días después retorna a la clínica del ISSSTE con síntomas más acentuados y al final lo envían a la Clínica de Detección y Diagnóstico Automatizado (CLIDDA), insensata decisión porque ahí acuden jubilados y pensionados tan vulnerables al Covid. Tampoco ahí es atendido, como era previsible.

“Pude ver en el CLIDDA cómo se atendía, previa cita, a ancianos con enfermedades crónicas degenerativas y sospechosos de tener Covid 19, como yo, situación que me pareció criminal, pues no existían medidas sanitarias para evitar posibles contagios, solo unos botes con gel antibacterial para untarse en las manos. Preferí regresar a mi casa y ahí soporté esta enfermedad, bajo el cuidado de mi esposa y la bendición de Dios para salir adelante”.

En su “peregrinar” –como lo define– tocó la puerta del Hospital General, donde fue atendido en un consultorio. Y 48 horas después, en su segunda visita, le impidieron entrar al área de Urgencias. En la calle le tomaron sus datos y le advirtieron con sinceridad arrebata consuelo:

 “Está usted mejor en su casa, pues tenemos en el hospital dos casos de Covid y esto podría agravar su situación”.

Juan Pedro tuvo diarrea y todos los síntomas tan tremendos del Covid 19, delirando y sintiendo que la muerte lo estaba arrastrando a sus dominios. Para su fortuna, es un hombre saludable porque no tiene diabetes y tampoco padece hipertensión. No fuma y toma con moderación. La fortaleza de su organismo y los cuidados extremos y permanentes de su mujer –ella con cubrebocas y a la distancia– lo hicieron ganar esta batalla que ha condenado a muerte a tantos miles en el planeta.

“Durante mi convalecencia pude ver que una es la realidad que viven en estos días de pandemia los enfermos de Coronavirus y otra lo que nos dicen las autoridades: que si tienes los síntomas vaya a los hospitales, que se atenderá con una prueba rápida, que no te auto mediques y más recomendaciones que en los hospitales están muy lejos de cumplir”.

Juan Pedro es mi amigo y ayer por fin me devolvió la llamada, contestando mis mensajes. Lo noté con rachas de espanto, con su voz algo débil pero en la ruta de la recuperación por sus propios medios, ya que el sector salud prefirió devolverlo a casita, pisoteando un protocolo de atención que fue de humo a la hora de la verdad, cuando discurso y práctica tienen que ir de la mano.

un comentario

  1. En Urgencias del Issste,no es nuevo que no quieran atender a los enfermos,yo fui por una simple calentura y estuve ahí de 9 AM hasta las 4 que me atendieron,3 enfermos que llevaron no los querían atender en los 3 casos hubo pleito para que los atendieran.eso tiene como 1 año…ahora debe ser peor.Pero en la TV lloran porque los maltratan,según ellos.aunque también hay excelentes doctoras y enfermeras.No todos son asi

Deje un comentario

5 × 3 =