ColumnistasPrincipales

Tronando los dedos y con guaruras: así llegó Mary Hernández a Chetumal

Haydee García

La novata alcaldesa del saqueado municipio de Felipe Carrillo Puerto, Mary Hernández Solís, demostró que con poco se marea y pierde la cabeza al llegar con gala de prepotencia a la Fiscalía General del Estado el pasado martes, rodeada de un séquito de “guaruras”; ocho gorilas con la tarea de protegerla de los salvajes periodistas que por horas la esperaron para cubrir su “espectacular” venganza contra su antecesor Chaak Mex.

Otra mujer en la política que en lugar de representarnos dignamente como género, decepciona. A sus escasos 27 años parece estar más enfocada en actividades triviales, como tomarse “selfies” con su mascota para presumir en sus redes sociales, mientras los carrilloportenses siguen esperando soluciones reales a los serios problemas que enfrentan como habitantes de uno de los municipios más pobres y, por ende, con mayor rezago del país.

Para colmo, sus estrategias para atraer reflectores reflejan que su estilo —o el de sus asesores— de hacer política es lo mismo de siempre. ¿Cuál transformación?

Claro ejemplo fue todo el show que montó con las denuncias contra su antecesor, el insalvable José Esquivel Vargas “Chaak Mex”. Primero, preparó un video bien editado y producido que detonó en redes sociales para captar la atención de la prensa en Chetumal. Logró su cometido, pues los compañeros reporteros fueron a cubrir la nota directamente al lugar de los hechos, pero nunca esperaron que en lugar de obtener la información recibieran agresiones de la presidenta y de sus trogloditas que empujaron y golpearon a conocidos periodistas chetumaleños sin pretexto ni provocación de por medio.

La nueva administración de Mary Hernández lleva escasos dos meses y medio, y al igual que su antecesor ya pidió préstamos para endeudar al pueblo carrilloportense. ¿Descaro?, ¿cinismo?, sin duda, la joven presidenta municipal de Morena ha dado mucho de qué hablar para mal, y en todo este teatro montado lo mínimo que se espera de su parte es una disculpa para los comunicadores y para sus gobernados, por sus nulos resultados.

Porque, ¿acaso ya se le olvidó que ella fue regidora en la pasada administración, a la que hoy denuncia? Si en verdad existió un derroche excesivo en los egresos que llega a la obscena cantidad de $142 millones de pesos, ya detectados y señalados por la Auditoría Superior del Estado, y como dice su entrega-recepción estuvo plagada de irregularidades, ¿entonces por qué cuando estuvo de regidora en esa administración no observó ninguna irregularidad?

Tiene mucho que explicar la alcaldesa guinda de Carrillo Puerto, y más por aprender. Para empezar, no le harían mal unas clasecitas de humildad.

En morse

En la mira, otro funcionario perredista: el Director de la CAPA, Gerardo Mora, Vallejo, quien pronto sentirá el agua hasta el cuello cuando pierda tremenda demanda de un empresario.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + 7 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba