Principales

Un Congreso a la altura

PUNTO FINAL

Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal
.

En unas semanas entrará en funciones la XV Legislatura del Congreso del Estado, en la que el PRI y sus aliados tendrán la mayoría para aprobar o desaprobar leyes, según convenga a los intereses no de sus representados, sino del grupo político al cual rendirán cuentas a partir del inicio de la administración estatal que encabezará Carlos Joaquín González.

Es de esperarse que el gobernador entrante tenga roces con los legisladores que no son de los partidos que lo impulsaron a la gubernatura; por ello, deberá mostrar sus mejores tablas políticas, que sin duda las tiene, para convencerlos de que es muy importante jalar parejo para recomponer las cosas que se descompusieron durante años.

En ese sentido, es de aplaudirse la iniciativa de un grupo de empresarios que conformaron un organismo que fiscalice socialmente el proceder de la próxima Legislatura, con la mira puesta en evitar los excesos en el ejercicio de las atribuciones constitucionales de los diputados, como ocurrió en los últimos tres años de la todavía XIV Legislatura.

????????????????????????????????????

La sociedad tiene todo el derecho de exigir a sus llamados representantes, que actúen con honor, privilegiando el bien de la comunidad y no los intereses del gobernante en turno, porque terminaríamos como estamos hoy: con ciudadanos sumidos en la desconfianza hacia sus autoridades, que está visto, se sirvieron del poder de manera vergonzosa e indigna.

Formalmente, el Legislativo es un poder aparte del Ejecutivo, sin embargo, todos sabemos que los legisladores son servidores del gobernador, de sus intereses políticos e incluso personales, que casi siempre se contraponen al bienestar de los ciudadanos. Los diputados deben entender que están en sus cargos por el voto del pueblo y a él se deben, pero con pena vemos que lo suyo no es precisamente pensar por su cuenta.

Estamos a escasas semanas para que concluya la XIV Legislatura, que pasará a la historia como una de las más mediocres que hemos tenido los quintanarroenses desde que nos convertimos en estado libre y soberano. La historia los juzgará con severidad después del papel desempeñado en las últimas semanas y seguramente los colocará en el rincón del desprecio ciudadano.

Los quintanarroenses no queremos más diputados sumisos ante el poder, sino que sean un contrapeso real a las decisiones del Ejecutivo Estatal, que representen en verdad a los ciudadanos, no que les volteen la espalda, y menos que conviertan el recinto legislativo en un búnker inaccesible para el pueblo.

Congreso ext 35¿Qué imagen deja ante la opinión pública constatar que el pueblo al que dicen representar los legisladores no puede acceder a ellos, debido a que se colocan filtros de seguridad que se vuelven un obstáculo insalvable y convierte a los “representantes populares” en casi dioses, cuando son sólo mortales comunes y corrientes?

Esa cara del Congreso del Estado debe desaparecer para siempre, no queremos más obstáculos que separen al pueblo de sus diputados, ni tampoco compromisos que sólo se dicen de dientes para afuera. Los nuevos legisladores tendrán que comprender lo que el cinco de junio les dijo la ciudadanía: no queremos más diputados alejados de los problemas del pueblo y menos que se vuelvan sus verdugos.

Quintana Roo cambió a partir de las pasadas elecciones, nada volverá a ser lo mismo ante el despertar de los ciudadanos, esperemos que los legisladores estén a la altura de esas circunstancias, para borrar en parte la penosa imagen que dejarán sus contrapartes. Nunca más un Congreso sumiso, esa es la petición de los quintanarroenses.

Carlos Joaquín sabe que ganó su derecho de gobernar Quintana Roo por la voluntad popular, pero ese mismo pueblo le exigirá que no convierta a la XV Legislatura en una comparsa de su administración.

La política debe ejercerse con responsabilidad, congruencia, honestidad y compromiso con las causas de la colectividad, de otra forma, se convierte en el primer impedimento para construir un estado donde prive la igualdad, la democracia, la transparencia y la rendición de cuentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba