Uniformes poblanos

Sin Anestesia

La multimillonaria licitación para producir miles de uniformes para alumnos de educación básica en Quintana Roo entregada en bandeja de plata a una empresa poblana —para no variar— ha causado gran indignación entre los quintanarroenses que no se explican por qué el gobierno estatal insiste en favorecer a empresarios foráneos cuando la economía local, sobre todo del sur del estado, está en severa crisis desde hace al menos un lustro.

Por lo visto, eso es un asunto menor para la titular de Educación en Quintana Roo, Marisol Alamilla Betancourt, quien presumió como si nada la consumada licitación que pondrá uniformes “gratuitos” en las manos de los estudiantes de la entidad, echando toda la responsabilidad de la compra con los poblanos a la Oficialía Mayor, dependencia que realizó el procedimiento de licitación.

Esta sospechosa licitación se realizó el pasado 28 de julio, y en el acta correspondiente firmada por la jefa del departamento de Concursos y Procedimientos de la Oficialía Mayor, Rosa Schultz Cubas, y dos “representantes” de menor jerarquía en la dependencia, se puede ver que hubo dos empresas compitiendo por el contrato de poco más de 104 millones, una con sede en Chetumal, y la otra en Puebla.

Según la evaluación de los funcionarios de la Oficialía, la fábrica de uniformes local, ampliamente conocida en Chetumal y que ofrece empleo a decenas de familias,  representada por Ana Peralta Alonzo, no cumplió con los colores solicitados para el escudo de armas del Gobierno del Estado, razón por la que fue descalificada sin contemplaciones y el pastel completo se entregó a la empresa poblana Adicon S.A. de C.V.

Lo extraño es que, ni la titular de Educación, Marisol Alamilla, ni el propio Oficial Mayor que ha dicho hasta el cansancio que en esta administración se está favoreciendo a los empresarios locales -sí, ajá- se pronunciaron en contra de este atentado contra la economía local.

Porque, tal como señaló el connotado periodista Rubén Vizcaíno en su comentario en el programa de televisión Omelette Político, todos esos millones del erario público es capital que se fuga de la entidad, por lo que no provee ningún beneficio.

Y no hay pretexto, ya que se trata de fabricación de uniformes y en Quintana Roo hay empresas que cuentan con la capacidad necesaria para su producción.

Aunque sus firmas no aparecen por ningún lado en el acta de la infame licitación, Manuel Alamilla Ceballos y Marisol Alamilla Betancourt son los directos responsables de esta situación, ya que ambos fueron cómplices en la asignación de la compra a una empresa poblana en detrimento de los negocios quintanarroenses. ¿Qué explicación darán a la ciudadanía?

2 Respuestas

Responder
  1. EL EJECUTOR
    Ago 04, 2017 - 07:57 AM

    hijos de su puta madre,¡¡¡¡ pero ya vienen las próximas votaciones 2018, a la verga con el gobierno del cambio¡¡¡¡¡

    Reply
  2. PEQUETIS
    Ago 04, 2017 - 03:52 PM

    ESTOS HIJUEPUTAS QUE GOBIERNAN SON HIJOS DE DON VERGAS LES VALE MADRES TODO, PERO SI HABRA QUE CAMBIAR DE COLOR EL GOBIERNO EL PEDO ES QUE TODOS LOS JIJUEPUTAS QUE ESTAN SON IGUALES O PEORES CHINGA SUMADRE VAMOS MEJOR UNA REVOLUCION Y QUE GOBIERNE EL PUEBLO

    Reply

Deja un comentario

* Campos obligatorios

Doce + 2 =

Noticias relacionadas

Periodistas Quintana Roo 2015.