Víctima de violación en Playa del Carmen exige castigo contra agresor

Playa del Carmen, 13 diciembre
Juan Manuel Valdivia (La Jornada Maya)

En rueda de prensa Jimena Longoria relató el calvario que vivió al denunciar el ataque sexual que sufrió y en el que a punto estuvo de ser asesinada el pasado martes 11 de diciembre a unos metros de la caseta policiaca en la colonia Ejido en el municipio de Solidaridad. 

“Yo estoy viva para contarlo, pero cuántas no lo han podido hacer, no podemos permitir que esto siga sucediendo, afortunadamente por mis fuerzas y porque Dios me ayudó salí de allí, porque nadie se acercó a auxiliarme”, señaló. 

Refirió que es inaceptable que el policía que estaba en la caseta policiaca no la atendió, ya que no le abrió la puerta para socorrerla, pese a que estaba descalza, no la quería acompañar a recoger sus cosas que se quedaron tiradas en el predio baldío en donde fue atacada, ni acompañarla hasta su casa, que solo está a la vuelta de ese lugar.

“El policía de la caseta me veía como si nada, como si yo le estuviera hablando de otra cosa, tenía un foco como de metro y medio en la mano y le dije: ¿qué hago si viene este tipo? Me va a matar, déjame pasar. Después llegó la Policía Municipal con una comandante, ella me ayudó y estaba muy indignada, y después fui con los agentes al Ministerio Público, pero las oficinas estaban cerradas; esperé una hora, porque la persona encargada en levantar la denuncia vive en Puerto Morelos”, detalló.

Aseveró que conoce la ola de violencia que viven las mujeres en Quintana Roo, y que en Playa del Carmen hay una alerta de género, que es una persona que está informada y sabe perfectamente que no es su culpa, y que no es posible que las autoridades no atiendan a las víctimas, pero sobre todo que estas no alcen la voz.

Con respecto a la experiencia de la denuncia que emitió Jimena Longoria, destacó que desde el principio el personal del Ministerio Público la desanimó para levantar su declaración, la falta de empatía de la médico legista fue enorme, al hacerle preguntas que no tenían nada que ver con la agresión que vivió, sin embargo, refirió que pasó por todo el proceso para que su denuncia cumpla con todos los requisitos. 

Mencionó que personal del Ministerio Público ya solicitó las grabaciones de la caseta policiaca, así como de escuelas y negocios para identificar al violador, pero se ha retrasado este proceso porque la persona encargada de gestionarlo no lo ha hecho, “yo no lo voy a permitir, qué pasa con todas estas niñas a las que se les ha destrozado la vida, exijo justicia, mi prioridad es encontrar a este tipo, voy a denunciar en Derechos Humanos estas irregularidades”, indicó.

Es de destacar, que después de haberse dado a conocer su caso, en las mismas redes sociales existan comentarios de varones que desacreditaban su denuncia porque no estaba llorando, “lamento mucho que la gente esté acostumbrada a ver novelas y que piensen que las mujeres estamos tiradas llorando, lamento mucho esa imagen, pero no todas somos así, y yo estoy aquí para alzar la voz por todas las mujeres que se hacen pequeñitas con esos comentarios”, comentó.

Jimena Longoria remarcó las características físicas de su agresor, el cual mide alrededor de 1.60 metros, joven, no cree que tuviera más de 26 años, no tenía barba ni bigote, traía una playera negra y una mochila. “No era una persona que al verlo por su aspecto te echaras a correr”, dijo y añadió: “sé la situación que muchas mujeres están viviendo, no lo miré mucho, porque sé que si lo haces para que no los reconozcan te matan, estoy segura que este sujeto ha atacado antes a otras mujeres, la violencia que ejerció contra mí lo demuestra, en ningún momento me dejó de tomar por el cuello”.

Deje un comentario

catorce − 1 =