Columnistas

Protagonistas de novela

logo_victoriano

 

Va que corre el show masónico de Benito Juárez (arreo público), con presencia del alcalde, para convertirse en el novelón del año. ¿Quién será el “dueño” del culebrón mediático para la exhibición masónica? ¿Tan grave es el derrotero de la masonería en Cancún como para recurrir públicamente a sus melodramas? ¿Dónde quedan los principios de discreción en su carácter iniciático y el orden del gran oriente? Sí es obvio, son el reflejo de sus protagonistas.

No bastó la presencia y asistencia pública, sino que se recurrió a los colegas de la cámara para consumar el espectáculo, para socializar por todos los medios la filmación de la novela. Quizá por la negativa de algunos de los directores de las churro-telenovelas de televisa y Tvazteca tuvieron que improvisar localmente y el tiro no les salió por el lugar adecuado, perdón quizá sí, era lo que querían: desprestigiar una institución de discreto proceder. ¡Lo lograron!

Clarin, nuestros asesorados masones, de Cancún, no le llegaran nunca a los culebrones de la pantalla chica, tales como: “el color de la pasión”, ni a “lo que la vida me robó” que circulan por las pantallas de las cajitas idiotizadoras, de la pérfida televisión. Advertimos…no realizamos, ni somos comentaristas de telenovelas, ahora no pusimos a leer sobre el tema para poder teclear algo agradable; poco, pero conocemos los efectos nocivos de esas tragicomedias vertidas a cierto sector de nuestra población, quizá impulsadas desde el mismo gobierno.

Un compañero, serio y de prestigio, nos comentaba,“por la red reenvié las imágenes y la nota”, a mis amigos; quizá,éstas hasta con cargo al ayuntamiento de Benito Juárez, las envió por el conocimiento de que son miembros de la masonería, fue triste e incalificable la respuesta, nos afirma hasta se sintió ofendido por la forma con la cual respondieron sus receptores de la novela masónica de Cancún. Las ofensas para los realizadores fueron graves, insultantes, funestas, propias de trogloditas amantes de los insultos. Pero al fin una respuesta propia de un caprichoso evento.

Además, los acompañantes del alcalde masón fasttrack han sido señalados por conducta aberrante contra sus subordinados, como el caso de Mar García, el ex director de Tránsito de Cancún, quien fue cesado por una denuncia de acoso sexual. Aunque no se especifica la procedencia del género de la imputación, hacemos la precisión, usted sabe, por eso de la duda, queda abierta la observación. No queremos bajar por el derecho de réplica.

Siempre seguiremos preguntándonos, ¿por qué no hacer las cosas bien y con discreción? Nos estamos refiriendo a los personajes de desempeño público. Aquellos que reciben sus percepciones salariales de nuestros impuestos. Por qué siempre el atrevimiento para lanzarse al vacío, ¿será la avidez por experimentar sensaciones novedosas? Por qué no revisar las decisiones antes, repasarlas, replantearlas, calcular los riesgos, preguntarse: ¿cómo afectará nuestro entorno?¿Será mucho ejercicio para esa macrocefalia?

Nos debe preocupar ese espectáculo de hombres públicos y masones, pues visto con seriedad y sensatez resulta ser un atentado contra la masonería, si revisamos los antecedentes de los del show mediático masón, no son ninguna persona honorable, primero fueron expulsados de otra logia, la original Gran Logia del Estado “Andrés Quintana Roo”, y en su desempeño público ya hemos citado un caso de acoso sexual. Con esos personajes realiza sus tenidas masónicas el alcalde de Benito Juárez. ¡Vaya!, que sí es muy selecto al preferir sus amistades.

¿Qué tan politizada está esa agrupación masónica como para andar repartiendo arreos masónicos y hasta de manera pública y con show mediatizado? También puede entenderse como crisis de los mismos miembros, pobreza intelectual; pues no se oculta la confusión de sus aspiraciones, de lanzarse por intercambio de favores, entre otra cauda de perversiones. ¿Será éste último la causal de que las denuncias contra algunos miembros, de los fotografiados, no prosperen en el ámbito judicial?

No sólo merece una reflexión a consciencia este perverso show telenovelero de una logia masónica de Cancún, hacia su interior; logra una revisión a fondo de los intercambios políticos en ese entorno, pues los afectados seguirán siendo los mismos: los ciudadanos. ¿Cuántos casos de perversidad confina esa pública manifestación política masónica? No la veamos tan sólo como el show que nos mostraron, ¿por qué la hicieron?: cinismo, corrupción, atínele amigo lector. ¿Y los costos de ese show? Disfrute el fin de semana.

PD.- Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz. Expresión masónica.

PD.- Ni se le ocurra imitarme, mucho cuidado,que usted con ese cuerpo no le lucen estos gestos…Patricia Fernández en “Yo soy Betty, la Fea”.

viborianus@gmail.com   Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Un comentario

  1. Todo esta podrido hasta la médula de los huesos! El famosos Trino, al quebrar sus restaurante bar a pesar de haber sido el dirigente en el sur de Canirac, busca establecerse en Cancun para restablecer se económicamente con las prebendas de sus propios hermanos masones toda vez que es el dirigente estatal del Oriente Soberano. En Chetumal ha aprovechado para iniciar y dar grados «a la vista» o sea por sus venerables huevos a muchos políticos conocidos y algunos empresarios y gracias a esto a logrado construir sus propios edificios o talleres masónicos donde se reúnen, y les cobra renta por su uso. En fin, toda una porquería que se ha extendido hasta el mismo Cancun y a niveles nunca imaginados. Es ya un club de Tony, caricatura de lo que fue una Augusta Institución de prohombres que dieron Libertad, Igualdad y Fraternidad a los Pueblos de América y porque no decirlo, del mundo libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba