Columnistas

Candidatos enredados

Tiro Libre

Anwar Moguel

.

Atraídos como hormigas a la miel por el salvaje terreno de las redes sociales, los candidatos de todos colores y sabores en Quintana Roo están apostando fuerte en publicitar sus actividades de campaña, spots y propuestas en estas plataformas digitales que poco a poco van sustituyendo a los medios tradicionales de comunicación masiva, a pesar de que en su mayoría no son muy bien recibidos por los cibernautas, que en pleno uso de su libertad les dan hasta con la cubeta.

Y es que la gran diferencia entre la televisión, el radio y la prensa tradicional con las redes sociales es la interactividad, que pone a los candidatos al mismo nivel de cualquier ciudadano permitiendo la retroalimentación inmediata, que casi nunca es positiva.

La polarización que se vive en el estado, aunada al rechazo hacia la gran mayoría de los políticos, se refleja en los comentarios que reciben los candidatos cuando con el afán de posicionar su imagen pagan publicidad para aparecer en los muros de Facebook de la mayor cantidad posible de personas.

Por supuesto, esa publicidad segmentada y teledirigida por los algoritmos zuckerbergianos de la red social más utilizada del momento, es sumamente eficiente para llegar al target elegido, aunque en la osadía los candidatos llevan la penitencia, pues los tomatazos llueven a cántaros.

En una revisión ligera de los mensajes con publicidad pagada de los candidatos se puede constatar que, en todos los casos, los comentarios negativos superan a los positivos. Ninguno se salva de las nalgadas de los ciudadanos inconformes y decepcionados por el actuar de la corrupta clase política del país.

Pero también hay claras diferencias. Quienes se llevan las palmas por comentarios en contra son los priistas, que son vapuleados tiro por viaje. De ellos, el que mayor atención recibe es el chetumaleño Raymundo King de la Rosa, candidato al Senado, que ostenta dos récords: el mayor número de comentarios recibidos comparado con cualquier candidato, pero también el mayor porcentaje de reprobación.

Tampoco le va muy bien a Cora Amalia Castilla Madrid, aunque como su imagen no está tan desgastada y no se le identifica con el ex gobernador Roberto Borge, no es tan maltratada como su paisano King.

El segundo lugar de rechazo, apenas por detrás del priista, se lo lleva la panista Mayuli Martínez Simón, que por alguna razón no logra enganchar con los votantes por más que se esfuerza.

El resto divide tarjetas entre comentarios positivos y negativos, destacando como los de mayor aceptación el perredista Julián Ricalde Magaña y el ex alcalde chetumaleño Luis Torres Llanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − siete =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba