Columnistas

De limosnas y basura

A TIRO DE PIEDRA

El mejor medio de hacer bien a los hombres no es darles limosna,
Sino hacer que puedan vivir sin recibirla

Benjamin Franklin

Julian Santiesteban

La pensión universal que aprobará esta semana la Cámara de Diputados no alcanzará ni para comer, y a pesar de que fue una de las propuestas hechas por el presidente Enrique Peña Nieto para darle un matiz social a la Reforma Hacendaria aprobada a finales de 2013, queda claro ahora que los beneficios no llegarán, y que los impuestos ya se incrementaron. Al final quedó expuesto el engaño.

 En septiembre de 2013, el presidente anunció que la reforma hacendaria que proponía tendría un alto contenido social, pues entre los beneficios que traería estaba la denominada pensión universal, que beneficiaría a todos los adultos mayores de 65 años que no tengan ya una pensión o sean jubilados, o que ganen más de 29 mil pesos mensuales.

La propuesta presidencial fue que el monto mensual fuera de mil 092 pesos, pero con los cambios que aprobaron el jueves 6 de marzo “por absoluta mayoría” las comisiones unidas de Seguridad Social y de Trabajo de la Cámara de Diputados, el monto mensual de la pensión universal será de 580 pesos, es decir que el pago inicial que recibirían los beneficiarios sería similar al monto del apoyo otorgado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en el Programa Pensión para Adultos Mayores.

Para poner en perspectiva, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) dio a conocer en enero del presente año que el costo de la canasta básica de 28 productos es de 946 pesos en la ciudad de México y su área metropolitana; pero además no incluyen verduras, frutas ni carnes, sólo alimentos y bebidas procesadas, y se tomaron de un listado que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) realiza cada mes sobre el mercado alimentario, así que, evidentemente el costo es mucho mayor.

Pero eso sí, los diputados nos hicieron “el favor” de aprobar un incremento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en las zonas fronterizas del país, y toda una retahíla de impuestos que han generado una enorme incapacidad adquisitiva en la generalidad de los mexicanos; a cambio de darle “beneficios” como la pensión que ahora se comenta.

En el discurso se dijo que la pensión tenía como objetivo fortalecer el sistema de seguridad social, garantizando mecanismos que permitan contar con un nivel de vida digno y puedan cubrir sus necesidades durante la vejez o ante la eventualidad del desempleo, y aunque en los beneficios se incluye también la atención médica, el apoyo otorgado no alcanzará ni para obtener alimentos.

Aún más, en un esquema optimista, es importante señalar que el monto de la pensión incrementará gradualmente, de tal manera que en quince años alcanzaría el monto de mil 900 pesos; otro de los beneficios será el seguro de desempleo; y además que se otorgará un apoyo de dos mensualidades en caso de fallecimiento del beneficiario, es decir mil 160 pesos; cuando el costo más económico de un funeral es de poco más de cinco mil pesos.

Así que, ¿cómo debiera interpretarse esta decisión de la Cámara de Diputados, como una negativa a cumplir las propuestas del presidente, como un engaño a cambio de aprobar reformas recaudatorias que sólo beneficiarán a quienes controlan los recursos públicos, como un simple “atole con el dedo”, o como la consecuencia de quien legisla y gobierna con un absoluto desconocimiento de la realidad nacional? La respuesta está en el aire.

¿Y LA SEGURIDAD?

No se puede minimizar la importancia de que los cuerpos de seguridad cuenten con el equipamiento necesario para el desempeño de su labor, pero lo evidente en Quintana Roo es que ha resultado, por mucho, insuficiente para garantizar la integridad de los ciudadanos y sus bienes; pues mientras se entregan cada vez más patrullas y armas, los indicadores siguen colocando a la entidad como la que tiene la policía menos confiable del país.

La información fue difundida, a mediados de febrero, por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), y en último lugar aparecen Quintana Roo, Baja California Sur y Tamaulipas.

Pero un hecho aún más preocupante es que ciudadanos de Chetumal han manifestado públicamente la intención de adquirir armas de fuego para defender sus posesiones e integridad, ante la enorme cantidad de robos y criminalidad en la capital del Estado. Este es un nuevo llamado a autoridades como la Secretaría de Seguridad Pública Estatal o la Procuraduría General de Justicia del Estado, las cuales siguen desdeñando la desesperación de quienes sólo demandan condiciones mínimas de convivencia social.

israel hernandez radilla 7Y mientras el director de la Policía Municipal en Othón P. Blanco, Gumersindo Jiménez Cuervo, sólo alcanza a decir que no avala la medida ciudadana, el regidor presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Cabildo Capitalino, Israel Hernández Radilla, sigue “distraído” en las brigadas del bienestar y en el programa Reciclando Basura por Alimentos. Verdaderamente su desempeño debiera poder reciclarse en tan exitoso programa, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Agradezco de antemano sus comentarios al correogramsci78@hotmail.com y  al Twitter @julianisaac77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba