Columnistas

El costo, la diferencia entre taxis y combis

laboladecristal

El precio marca la diferencia. Y es bastante. De los cerca de mil 800 taxis de todos los modelos nuevos y pasados y más de 80 combis que trasladan a los usuarios en su movilidad cotidiana, vienen realizando una manifestación económica muy curiosa, mientras en su ir y venir las combis se llenan a reventar, los taxis ofrecen solitarios claxonazos con el bip-bip ofreciendo el servicio a potenciales usuarios por las calles de la ciudad.

Es la era de la democrática combi de tan sólo 4 pesos el costo del pasaje y porque cubren las colonias populares en las rutas más necesitadas de los usuarios cotidianos. Contrario al servicio del taxi el costo oscila entre 20 y 30 pesos y será más caro si el destino es alejado de la tarifa básica de 18 pesos en el tramo más cercano.

Una iniciativa que nació como final de tragicomedia en la época del infame dirigente del Suchaa, Eliezer Argüelles Borges, que con su actuar se ha ido replicando repudio por su malvado proceder entre el gremio de taxistas al tratar de santiguarse con el logro al alza de las tarifas de taxis en Chetumal y, luego, al tirar la toalla aduciendo que se sentía mal de salud, pero esos sí, saliendo loco de contento con su cargamento. Libre, sin que nadie le dijera nada.

La situación tiende a dos objetivos principales, promover más unidades y rutas de combis como medio económico de transporte por toda la ciudad, llamar la atención a los conductores para que sean más cuidadosos con la integridad física de los usuarios, que no suban pasajeros de más que tengan que ir parados, porque son vehículos frágiles y vulnerables en las calles. Más en Chetumal, donde no existen reglas ni cultura vial alguna al respecto.

Probablemente la ausencia de usuarios al servicio de taxis sea el resultado por haber creado el nuevo tarifario en detrimento de los bolsillos, ya que no prestan un servicio que salvaguarde a los usuarios, con ausencia de cortesía hacia la comunidad, a la que se deben.

También será porque el usuario cautivo de las combis ha optado obtener más rendimiento económico y así optar por el transporte que cuesta menos. En fin que la rodada es libre, más en la cuesta abajo de la economía. El propósito es llegar a su destino. Y si es más económico, mucho mejor.

Más financiamiento a partidos “parásitos”

El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la reforma al artículo 87 de la Ley General de Partidos Políticos contra la posición del PAN, que esgrimió que se estaba dando dinero y vida artificial a los partidos políticos “parásitos” que se han ocupado de lucrar políticamente y obtener recursos que no les corresponden.

Malo es, en muchos aspectos, darle vida eterna a los partidos “parásitos” (como los califica un diputado del PAN) que tan solo se la viven haciendo berrinches y chantajes. Es una tremenda falta de respeto al pueblo que esos partidos se alleguen de dinero público, porque se han quedado orbitando en una dimensión en la que el tiempo y el dinero se mide de otra forma.

Está claro que  los partidos “parásitos” se erigen como un coloso indomable que devora dinero público sin la menor contemplación y al mismo tiempo se devoran a sí mismos en medio de reyertas intestinas de intereses creados, lo que hace estragos en los valores de la política.

Probablemente tampoco sus personajes sean quienes la hagan avanzar. Todos están estancados en sus propios intereses y anhelos, se sujetan a ellos porque es su misma existencia la que está en juego.

E mail: riveroeulalio@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba