Columnistas

El peor momento del SNTE

Tiro Libre
Novedades Chetumal
Anwar Moguel

.

Un par de décadas atrás el SNTE y sus líderes estaban en la cima del mundo, o al menos así se sentían. La organización metía miedo  tan solo con mostrar sus entrenados músculos acostumbrados a lidiar con la política priista.

De hecho, como todas las organizaciones sindicales de cierto peso en México, el SNTE es un producto del presidencialismo priista y eso lo tiene impreso en el ADN organizacional que se replica en sus 60 secciones de manera casi idéntica.

Como sea, el SNTE funcionaba y una gran mayoría de los profesores se sentían identificados con su sindicato, participaban activamente en la política sindical y bastaba un llamado a la guerra para apoyar a sus dirigentes.

Y es que los nostálgicos aseguran que todo tiempo pasado fue mejor, y en el caso del SNTE no existe duda de esto.

Por supuesto que había vicios y una corrupción desmedida, y no se trata de “olvidar” que la venta de plazas, el influyentismo, los cientos de comisionados y las enormes listas de privilegiados cercanos al sistema eran cosa común y el principal punto débil de la organización, pero también es cierto que había fuerza y oficio político, lo que se perdió con el paso del tiempo.

Hoy el SNTE es una sombra de lo que fue. La violenta extirpación de la lideresa Elba Esther Gordillo fue suficiente para doblegar a los “caballones” que ahora no llegan ni a “ponis”, pues con tal de conservar sus posiciones dieron la espalda a su gremio y se tendieron como alfombras para ser pisoteados, gustosamente, tanto por el gobierno federal como por los locales.

El otrora orgulloso sindicato es una organización decorativa que será mantenida como una oficina para tramitar créditos y algunas otras labores menores, pero nada más.

La mejor analogía del caso SNTE la hizo un amigo maestro, quien comparó a la agrupación con la realeza británica. “Ya pertenecer al SNTE es como ser parte de la realeza, o sea, nada más te dan un título nobiliario de mayor o menor categoría, una compensación de lujo por ser de la casa real, pero en realidad no sirven para nada”.

Es un hecho innegable, y aquí en Quintana Roo el dirigente de la Sección 25, Rafael González Sabido, es el mejor ejemplo de lo acertada que resulta la analogía anterior, ya que en el terreno de la política pesa muy poco.

Casi siempre lo que dice es usado en su contra, y quizá por eso prefiere decir muy poco. Muchos profesores le siguen mostrando su rechazo por su apoyo a la Reforma Educativa, y él mismo ha visto que el juego de la grilla en las alturas no es fácil, sobre todo cuando no tienes la asesoría y el manto protector de una política encumbrada como lo fue, con todo y sus defectos, Elba Esther Gordillo.

Definitivamente, estábamos mejor cuando estábamos peor.

Un comentario

  1. EL SNTE, EL OTRORA SINDICATO MÁS PODEROSO DE MÉXICO, ESTÁ PAGANDO LAS FACTURAS POLÍTICAS DE SUS MALOS DIRIGENTES. EL ERROR QUE COMETIÓ ELBA ESTHER GORDILLO FUE PONERSE EN CONTRA DEL PRESIDENTE. SUS DIRIGENTES SÓLO VIVEN COMO ZANGANOS BENEFICIANDOSE DE LAS CUOTAS SINDICALES DE LOS TRABAJADORES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba