Columnistas

¿El Verde se manda solo?

Leonardo Curzio | El Universal

La actitud que ha asumido el PVEM es irritante. Su comportamiento contumaz ha provocado un alud de artículos y expresiones pocas veces visto en los últimos años. La molestia ha crecido hasta el punto que un grupo de ciudadanos se ha organizado para pedir la cancelación de su registro y ha reunido ya varios miles de firmas. Se podrá argumentar que muchos de ellos son simpatizantes de otras opciones políticas con las que no se muestran tan preocupados por las faltas a la ley de las formaciones que apoyan, pero el hecho de que practiquen una indignación selectiva no invalida que la forma reiterada en que ese partido (el Verde) ha violado las disposiciones legales que rigen el proceso electoral es escandalosa y es con mucha distancia el elemento que mayor encono le ha puesto al proceso.

Aclaro, para proseguir con el argumento, que a mí me parece que revocar un registro debe ser en primera instancia potestad del soberano. Salvo un caso extraordinario intentar el “desafuero” de un partido (por impopular que sea) puede ser un precedente que polarice y haga hipersensible un sistema de partidos que ya vive de por sí al borde de un ataque de nervios.

Lo que no logro entender es por qué un partido que es integrante de la coalición gobernante sea el que se empeñe en introducir más inestabilidad y encono a la vida política nacional. Si lo hiciera un partido opositor en los márgenes del sistema, no me resultaría tan sorprendente. Pero que la tormenta la desencadene un socio del gobierno mofándose de las instituciones y desacatando sin embozo la legalidad es inaudito. No es normal que un partido de gobierno transite por las campañas coleccionando multas como un borracho pertinaz que cae una y otra vez al Torito. La actitud desafiante del PVEM está en las antípodas de lo que una responsabilidad gubernamental aconsejaría.

La explicación puede ser naturalmente el cálculo electoral. Muchos observadores han hecho notar que violar la ley puede ser benéfico para el PVEM ya que le permite cosechar simpatías que se traducen en votos y éstos en dinero con el que pagar las multas del INE. Puede ser, aunque las últimas encuestas no dejan ver con claridad si esa estrategia ha dejado de funcionar, precisamente por la actitud arrogante del partido del sufrido tucán.

En cualquier caso, si esta fuera la apuesta tiene riesgos. Y si además desde una oficina gubernamental se piensa que el declive relativo del PRI (debido al ejercicio del gobierno y la selección de malos candidatos) se puede compensar con curules del Verde, me parece que estaría confundiendo el oro con el oropel o peor aún el plomo con la plata. Aunque el PRI y el PVEM ganen una mayoría absoluta en San Lázaro el problema central de este gobierno, que es la credibilidad, quedaría sin resolver. Tener mayoría en la Cámara sería una victoria pírrica, pues buena parte del paquete de reformas ya ha sido aprobado con el apoyo de la oposición. Es una paradoja. pero así ocurrió, la credibilidad del gobierno subió porque no tuvo mayoría absoluta. Las aplanadoras legislativas no restauran prestigios.

¿Para qué quiere el Presidente una mayoría absoluta en San Lázaro en la siguiente legislatura? Su gran problema es que muchos ciudadanos no confían en que las cosas se están haciendo correctamente y, perdón, pero eso no lo corrigen 251 diputados del PRI y el PVEM. Cuidado y los mayoriteos en vez de atenuar acentúen el mal.

La conducta del PVEM ha profundizado la percepción de un sector muy amplio de la sociedad que la coalición gobernante prefiere operar simulando, que le molesta ceñirse a la ley y a los principios republicanos y que la frivolidad, el negocio personal y el provecho individual son sus señas de identidad. Por eso me pregunto ¿se manda solo el PVEM? O bien ¿la élite gobernante comparte en el fondo esa manera de actuar?

Un comentario

  1. Y Yo me pregunto: ? de donde sacará tanto dinero el verde para las multas. O es pura faramalla del INE y realmente eso de las multas son un engaño y nunca se van a hacer efectivas?…..? El INE solo sirve para dos cosas: para nada y para partirle la madre a un presupuesto que podría servir darle de comer a tanta gente que no tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 8 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba