Columnistas

¡Esto sólo en México pasa!

viborianus 4

Llama la atención los sistemas de seguridad del aeropuerto internacional más importante de nuestro país, “el aeropuerto internacional de la ciudad de Cancún”, en su terminal número dos, la cual por espacio de más de 12 horas parte del inmueble aeroportuario estuvo sin energía eléctrica. Circulan dos versiones sobre las posibles causas, la primera responsabiliza a una empresa con tareas de obras en esas instalaciones, al parecer fue por la ruptura de un cable de alta tensión, por maquinaria que trabaja allí; la otra versión difundida también responsabiliza a la delincuencia por el hurto de los cables. No se ponen de acuerdo.

En la Terminal dos, se maniobran esencialmente las llegadas y salidas nacionales, de compañías como Aeroméxico, Volaris e Interjet, aunque también opera vuelos internacionales, de aerolíneas como AirCanada, Avianca, Cubana, Taca, Neos, Southwest, Condor y XL, entre otras.

Por qué un aeropuerto de la categoría de la ciudad de Cancún sufre esos absurdos, indignos de la naturaleza de una terminal aeroportuaria de esa importancia. Si ya conocemos de los posibles riesgos de los trabajadores de las empresas de mantenimiento y conservación, bueno es tener un mapa de riesgos para, en primera instancia, evitar esos conflictos, muy regulares cuando no se planea bien la reparación, y una vez, con la contingencia, aplicar los medios previstos para reducir los efectos. Nos parece “ya les cayó del veinte” por la insuficiente previsión.

Los pasajeros sufrieron las consecuencias en la espera de su vuelo sin aire acondicionado en andenes y áreas de servicios, además de que se interrumpieron las líneas bancarias de cajeros, restaurantes y comercios. Imagínese con estos calorones que asuelan nuestra región el sufrimiento de pasajeros y empleados… ¡Una Locura! Cómo que no salimos al primer mundo por detalles como esos… uno de los paisanos con la cabeza girando de derecha a izquierda y viceversa decía: ¡Esto sólo en México pasa!

El costo de la multa y el corralón

Un buen colega nos asistió en el tema y va de nuez. ¿Y el negocio de los llamados corralones? El comparativo de la noche de su vehículo en los corralones es superior a una noche de hotel en el distinguido Marlon de la Avenida Juárez, con aire acondicionado, televisión de pantalla plana LED y los mejores canales de la oferta comercial. Mientras su vehículo, puede sufrir el despojo de partes en el acostumbrado intercambio para el mercadeo. ¿A poco no le parece caro?

¿Quién fija las tarifas de esos espacios de recopilación de autos?, ¿cuántos recursos representa para seguridad pública el intercambio por la complicidad en el levantamiento de automotores? Además de caro y de las dificultades administrativas para extraer el vehículo, cuando son retenidos con razón o prepotencia policial, entre ambos procesos representan un gran desembolso económico por el cual muchos propietarios prefieren abandonar su automotor en esos corralones.

Quienes usan las módicas motocicletas para su traslado cotidiano, a su trabajo, pues desde luego no tienen mayores recursos económicos como para adquirir un carrito, que puede brindar mejores comodidades y seguridad para el conductor y su familia. ¿Por qué atentar contra ellos? Porque son los que menos protestan, los de menor escándalo social y los de menores ingresos. Pareciera un mensaje… ¡Duro contra ellos!

Para el caso del polarizado de las ventanillas del automóvil, también parece un acto de injusticia, intentaremos explicarles: en nuestra región los promedios de temperatura oscilan por encima de los 30 grados centígrados, y en estas épocas rondan los 40 grados y con la alta humedad ambiental los efectos del aire acondicionado es reducido, por lo tanto es imperiosa la necesidad de prever un pertinente polarizado para mejorar el rendimiento del aire acondicionado del auto.

Además el costo nos parece excesivo, la amenazante oferta recae en la honorable cantidad de 771 pesos por vehículo polarizado, el justificante de la autoridad lo realizan con el comparativo del costo del auto, expresa el agente de tránsito: “híjole mano, traes un Tsuru de más de 200 mil baros y dices es caro el polarizado”. Pero no explican la aplicación de la medida con fines de seguridad y protección del patrimonio. Eso quizá ni les interese, pues bien se trata de una medida impositiva, y ellos sólo ejecutan órdenes sin algún chisguete de sensibilidad social. Si por alguna razón defiendes tus derechos, de inmediato y sin consultar le avisan a la grúa para los efectos del corralón. ¡Sólo en México pasa!

Parece fusil

¿Y la creatividad dónde quedo? ¿Por qué el proyecto de aeropuerto de la Ciudad de México, es similar al de Beijing, la diferencia sólo en el tamaño? Será por corresponder a la misma empresa. Aquel enorme este una miniatura. En el primer link muestra el de Beijing, Cheque las diferencias:

http://moleskinearquitectonico.blogspot.mx/2008/06/foster-aeropuerto-de-beijing.html, y en el otro la presentación oficial del proyecto del aeropuerto de la Ciudad de México: https://www.youtube.com/watch?v=jwsJnNd__1I  ¿Será? ¡Sólo en México pasa!

PD.- El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras.  William Shakespeare (1564-1616) dramaturgo, poeta y actor inglés.

PD.- Nos recomiendan no usar los anteojos contra el sol, los polarizado, cuando se aproxime el oficial de tránsito, pues también puede multarle por portarlos sin permiso de la SSPTE. ¡Mucho cuidado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba