Columnistas

Gustavo y la Cámara

La opinión de un ciudadano 

Mike Baroudi
.

Prácticamente todo se ha perdido de la gran época de oro de esta ciudad, comenzando por la principal actividad lucrativa, el comercio de mercancías importadas en gran escala, pasando por la emblemática avenida de los Héroes y culminando con la gran representación de las cámaras empresariales y su poder de negociación.

En Chetumal dichas cámaras han vivido tanto tiempos de gloria y considerable influencia, como también tiempos de decadencia y desprestigio, ambos escenarios presentados en una directa proporción a la capacidad del líder en turno.

El principio de la decadencia fue cuando comenzaron a ser usadas como trampolines hacia la función pública y no se expone esto como algo malo, en realidad a ningún actor político le sobra en su currículum contar con fogueo empresarial, sólo que varios descuidaron el objetivo principal de las mismas, representar correctamente a la iniciativa privada, y se dedicaron solamente a grillar.

????????????????????????????????????

Peor fue después, cuando sirvieron como refugio de empresarios quebrados y abatidos que las usaban para golpear a sus competidores,  intentar conseguir contratos con el gobierno o hacerse de un puesto en el mismo, algunos de ellos fracasando de manera escandalosa y llegando al grado de ser ocupadas por personas que jamás habían tenido o manejado algún negocio, todo lo anterior a costa del prestigio de las mismas.

El caso de la CANIRAC es una historia de resurrección. La cámara había perdido todos sus agremiados (entre 80 y 100), debido a la difícil situación económica por la que atraviesa la capital.

Desde 1996, pertenecer a una cámara empresarial ya no es obligatorio, según la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, lo que permite que el empresario se adhiera a ellas de manera voluntaria y con mayor poder de hacer valer los servicios por los que está pagando.

Su actual líder Gustavo Pech Galera cuenta con muchas de las tablas necesarias, transmite confianza, es incluyente y bastante buen negociador además de contar con las credenciales que le otorga el hecho de tener un par de negocios exitosos como lo son «El patio de 30» y «El café del puerto».

Todo lo anterior se refleja en la cantidad de agremiados que ha sumado en los últimos tres meses (144 miembros para ser exactos) y en la latente posibilidad de que el concepto de esta cámara local sea emulado por otras cámaras del país, según una entrevista a Kit  Bing Wong vicepresidenta de dicha cámara a nivel sureste, además de estar cercana a convertirse en Delegación y poder atender necesidades de otros lugares como Bacalar y Mahahual.

Gustavo ha logrado aglutinar a empresarios locales, foráneos, con mucha experiencia o también novatos, jóvenes y viejos sin discriminar. Definitivamente en dicha cámara se percibe un ambiente de confianza, armonía y sobre todo una gran solidaridad  ante los recientes sucesos protagonizados en «El Emporio».

Figuran entre sus agremiados los hermanos Habib y Félix Hadad (La Curva), Beyra Aguirre (Pollo Brujo), Esteban Mera Villanueva (Carpe Diem), Poncho Sedas Handall (La Barra), David Eljure Terrazas (Almina), Alex Aguilar Laguardia (La Botana), Jorge Tamayo (Savora, Savora Grill y La Tostada), Ilse Cossío Lugo (Misushi Kin), Flor Leticia Tex Mex (La terraza de Tito), Emma Arévalo (Taco Loco), Ricardo Pérez (Chile’s) Salvatore Tanzelli (Positano), Julio Velázquez (El Taquito) y Luis Vázquez Hernández (El Emporio y Muellecito), por mencionar a algunos.

Todos hemos sido testigos del cambio generacional que se ha vivido en diversos sectores y niveles y el empresariado no se podía quedar atrás. Bienvenida la gente joven y con mente fresca, porque las empresas necesitan recuperar la solidez y el prestigio de sus cámaras. 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba