Columnistas

La migración y seguridad inexistentes

A tiro de piedra

Emigrar es desaparecer para después renacer.
Inmigrar es renacer para no desaparecer nunca más
Zami Näir

Julián Santiesteban

.

En la vorágine de declaraciones y aparentes acciones con respecto a la migración centroamericana hacia Estados Unidos y su paso por México; la migración interna no se ha siquiera abordado y es el factor que tiene a entidades como Quintana Roo con una enorme presión demográfica y con múltiples complicaciones para lograr otorgar los servicios públicos demandados.

Nadie puede negar la importancia de regular los flujos migratorios de niños que viajan solos a Estados Unidos y que están siendo detenidos en la frontera, pues incluso el presidente del vecino país del norte, Barack Obama, muy atento a las elecciones legislativas que habrán en noviembre de este año y el final de su segundo mandato en 2016, anda bastante ansioso de ganarse el visto bueno de la comunidad latina, a grado tal que ya anunció que tomará decisiones con respecto a los migrantes aun cuando su Congreso no lo apoye; viejo argumento, vieja situación y millones de latinos esperando resultados desde hace décadas.

Por otra parte, no pueden minimizarse tampoco las medidas que el gobierno federal mexicano está tomando con su homólogo de Guatemala para regular el ingreso de ciudadanos, ni tampoco la creación de la Coordinación para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur, que se supone realizará acciones para la atención de los migrantes que cruzan al territorio nacional.

Sin embargo; la inmigración en Quintana Roo tiene profundas implicaciones y hasta ahora se ha analizado por parte de múltiples instancias académicas y gubernamentales pero no parecen ser la base de ninguna política pública para el desarrollo, ante ello coloca al estado como el que mayor crecimiento poblacional tiene a nivel nacional por este fenómeno.

En la revista Estos Días, Salvador Montenegro ha analizado el fenómeno a cabalidad, destacando los efectos sociales de lo que ha denominado “lumpenaje” en ciudades como Cancún, y su impacto en ámbitos como el electoral, que ha permitido que partidos como el de la Revolución Democrática tengan en algún momento cierto éxito en las urnas.

Por partes, de acuerdo a los comportamientos demográficos de los últimos años, han bastado siete años para que ciudades como Playa del Carmen dupliquen su población; mientras que Cancún tiene también un crecimiento cercano al diez por ciento por año; y por supuesto que la inmigración no es mala por sí misma, menos considerando que es precisamente Quintana Roo un estado forjado y hecho crecer por quienes han llegado desde diversos puntos de la República Mexicana, pero es innegable también la creciente y constante demanda de servicios y la insuficiencia presupuestal para otorgarlos; y ese es precisamente el fenómenos que poco se ha abordado a nivel de planeación gubernamental.

El gobierno estatal realiza esfuerzos por brindar servicios a la población y aguantar el ritmo de crecimiento, pero sólo para dimensionar el fenómeno se señala que, de una población de 493,277 habitantes en 1990; la entidad registró 1 millón, 325 mil, 578 habitantes en 2010 es decir que en tan sólo 20 años el estado aumento su población casi en 3 veces, evidentemente no por crecimiento natural (es decir natalidad) sino social (inmigración); y a ello se suma la población flotante, es decir aquella que no radica de manera permanente en la entidad, pero si requiere servicios y que además no puede incluirse en los censos de población.

Por supuesto que este comportamiento no es homogéneo en todos los municipios y localidades del estado; pues municipios como Othón P. Blanco; José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, tienen migración de población rural hacia los centros turísticos del norte quintanarroense, pero esos mismos movimientos poblacionales internos confirman la enorme presión demográfica que se ejerce sobre esas localidades receptoras de población, y el enorme reto para sus autoridades para lograr brindar los servicios demandados.

En Cancún existen ya agrupaciones de ciudadanos procedentes de Yucatán, Oaxaca, Guerrero, Tabasco y Chiapas que en conjunto suman decenas de miles de personas; y hablamos sólo de los que están ya agrupados, a ellos se suman por supuesto los que no están afiliados a ninguna organización; pero que si necesitan claro educación, agua potable, drenaje, sistemas de transporte urbanos, vivienda y todos los satisfactores mínimos para poder permanecer en esa ciudad.

La comunidad más cuantiosa con presencia en la entidad es la de los yucatecos, pues tan sólo de Valladolid, ciudad de esa entidad, habitan en Cancún más de treinta mil personas; seguida de la comunidad del Estado de Guerrero con casi diez mil personas y los oaxaqueños también con varios miles de personas; pero esta es sólo la parte observable de la inmigración.

Pero existe otra que migración que sumó más de cien mil de personas tan sólo entre 2005 y 2010, más lo acumulado de ese año a la fecha, y es la de los chiapanecos; si, ese estado en donde se echó a andar el programa presidencial para regular la migración centroamericana. Pues bien, a Quintana Roo han llegado miles de personas a emplearse como trabajadores de la construcción, como vendedoras de artesanías, como trabajadoras del hogar, y en infinidad de casos para ser explotados y explotadas laboralmente. Esos migrantes no se ven, pero han edificado los más maravillosos hoteles en nuestros centros turísticos que albergan a los 16 millones de turistas que llegan cada año a este estado.

Y sin entrar ya en detalles de la enorme llegada de cubanos, centro y sudamericanos y europeos al destino turístico más importante de México; debemos insistir en que es un tema de necesaria atención, porque la entidad puede ser sin duda un paraíso, pero los que menos tienen y por ello han llegado a estas tierras a encontrar una vida digna para ellos y sus familias, por supuesto que también esperan que su vida deje de ser un infierno.

DIÁLOGOS DE SORDOS…

Y mientras tanto se difunde que Quintana Roo es de las entidades más seguras en delitos de alto impacto; la ola de robos en las principales ciudades de la entidad agobian a la población.

Quintana Roo no tiene la misma criminalidad del norte del país; los asaltos, secuestros, narcotráfico entre otros –sin minimizar- no agobian a la población en general; luego entonces hacer grandes anuncios en ese sentido parece un despropósito; cuando las mismas autoridades han tenido que reconocer que los robos a casa habitación las tienen en “jaque.”

Apenas el viernes 18 de julio se difundieron cifras oficiales que muestran que, tan sólo en Cancún, se denuncian en promedio 17 robos, 8 de ellos con violencia; es decir que al año se tienen 6 mil 205 denuncias; sin contar la infinidad que no es denunciada.

Para el caso de Chetumal la situación es similar, el observatorio ciudadano en Seguridad Pública difundió a finales del 2013 que en la capital se llevan a cabo 15 robos por día en promedio; es decir 5 mil 475 al año.

Aun más, estos delitos corresponden tan sólo a los que se llevan en casa habitación y sólo en dos ciudades de Quintana Roo, y así podemos seguir, porque deben añadirse los que se cometen en el resto de los municipios y también los que son “temáticos”, es decir los de tubería y cable de cobre, las tapas de drenaje y rejillas en las calles, los medidores de agua, los robos a vehículos en las plazas comerciales,  y otros tantos.

La respuesta hasta este momento ha sido, por parte del procurador Gaspar Armando García Torres y del secretario de Seguridad Pública, Juan Pedro Mercader Rodríguez, la realización de “diálogos” ciudadanos o con grupos empresariales. ¿acaso aun no saben cuáles son los problemas reales? Si; la seguridad es sensación, pero fundamentalmente una condición social, y esa no se alcanza con platicar, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Agradezco de antemano sus comentario al correo gramsci78@hotmail.com y al Twiter @julianisaac77

Aquí le dejo notas que fundamentan la opinión del escribiente:

·         Crece en Cancún presión migratoria de mexicanos y europeos: http://yucatan.com.mx/qroo/breves-de-quintana-roo/crece-en-cancun-presion-migratoria-de-mexicanos-y-europeos

·         Impacto de los flujos migratorios en un centro urbano turístico. Caso Cancún y Playa del Carmen: http://www.sectur.gob.mx/Congreso_de_Investigacion/ponencias/ULSA-CANCUN.Marisol%20Vanegas.pdf

·         En Cancún crecen los robos: 17 diarios, 8 con violencia: http://yucatanall.com/noticias/quintana-roo/37496-en-cancun-crecen-los-robos-17-diarios-8-con-violencia

·         Aumentan robos en Chetumal por necesidad: http://issuu.com/diariorespuesta/docs/policia_0f53eafe7f48e9/4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba