Columnistas

Los que no llegaron a la meta

laboladecristal

.

.

.

Como era de esperarse, a raíz de los desencuentros vividos en el campo de la oposición, el líder se sacude la culpa porque aduce que la derrota es propiciada por todos, fueron estamentos encendidos del lado izquierdo y profusión de actos de fe del lado derecho, sobre todo por parte de quienes eran especialistas en dinamitar la elección.

Y sucedió lo que tenía que suceder entre compungidos y cabizbajos opositores al PRI, PAN y PRD, a los que se les escapó el suspiro del triunfo de sus candidatos y los partidos que conforman. Los viejos argumentos anti-priistas se irán acrecentando y se transmutarán en hirientes navajas filosas y grandes lenguas de fuego con las flamígeras declaraciones de sus agoreros.

Y, en este acto de prestidigitación, quien más esfuerzos ha hecho causal de la derrota ha sido la falta de unidad en la oposición, que termina siendo acusada por propios y extraños de haber sido fracturada por los liderazgos asentados en el norte del Estado y al no haber un acuerdo mínimo de conjunción interna, soslayando a los del sur.

Y es que de una vez más y por todas las anteriores, hoy se les presentó la amarga derrota y no sólo por el sellado que los líderes opositores que se encaramaron en su macho con la convicción de que no habrá sorpresas por parte de ninguno en base de que todos perderían contundentemente las elecciones parlamentarias pasadas.

Hubo descontentos sobre las candidaturas de la oposición a las elecciones parlamentarias sucedidas por parte de quienes no fueron favorecidos por ninguno de los dos métodos utilizados y están obligados a respetar los resultados con lealtad a su partido. Mientras les están renunciando.

Exigir, a estas alturas, una modificación de lo acordado sería suicida porque para una parte muy importante del país poco le importa lo que piense y diga la oposición, y cuando la escuchan es solo por el ruido que hacen.

En el patio del PRD, después del niño ahogado

No obstante la derrota, el líder local del PRD, Emiliano Ramos Hernández, dijo que al interior del PRD realizarán un análisis y “una profunda reflexión” de las estrategias y del escenario político local para recomponer el rumbo de cara a las elecciones locales del 2016 y enfrentar de mejor manera “esta lucha desigual”.

Anima la desconfianza luego del proceso comicial en la aldea opositora en varios voceros de los partidos políticos de oposición al PRI e insisten en que no se realizaron elecciones transparentes como dijo recientemente el tilde local del PRD, quien hasta ratificó en un comunicado de prensa que las elecciones que acaban de suceder para elegir a los diputados de Quintana Roo que integrarán el Congreso de la Unión, al considerar que la compra de votos, la corrupción y la actitud timorata del Instituto Electoral (INE) asestaron un golpe a la democracia.

Unas declaraciones inusitadas que constituyen una falta de respeto a una parte de la sociedad que espera y reclama por una definición democrática al emitir el sufragio al candidato y partido de su preferencia. Tal vez esa declaración se deba al también creciente “bajón” de los porcentajes que resultaron adversos para el PRD luego de la jornada electoral.

Ramos Hernández aseguró que el resultado de la elección, en la que el abstencionismo fue superior al 60 por ciento y el PRD se desfondó en todos los distritos, “no refleja la realidad ni el ánimo de la población de Quintana Roo” porque “se ganó a billetazos, de regalar despensas y de aprovecharse de la necesidad de los ciudadanos”.

Sin embargo, de ahí en adelante ello se complica toda vez que el líder estatal del PRD deja contaminarse por nimiedades que resultan convirtiéndose en frivolidades y que luego adquieren forma de mezquindad, lo que hace que la voracidad por detentar poder con el liderazgo, desde donde puede actuar sin mayor moderación, lo consuma la sospecha.

Es, precisamente, el problema que ocurre alrededor de situaciones imbuidas por la política de ocasión, o por la política que domina alguna circunstancia fáctica. Por eso se dice que actuar con sentido de ecuanimidad resulta ser una tarea de mucha dificultad para quienes desconocen la complejidad que representa reconocer la derrota.

Y de la peor manera: angustiado, asustado y apresurado por la inestabilidad en el liderazgo garantiza lanzando el mayor grito posible para tratar de ganar seguidores a su causa. Lo que importa es que la postura como agorero le garantice su permanencia sin que ello pueda representar no hacer nada por recomponer su maltrecho partido. 

Daños colaterales en el PAN

El dirigente estatal del PAN, Eduardo Martínez Arcila, en un comunicado a los medios dijo. “En Acción Nacional tenemos claro la parte de la tarea que hay que hacer y mejorar, así como lo que estamos dejando de hacer, pero en la autocrítica no se puede pasar por alto la actuación errática y débil de la autoridad electoral, que nunca puso un alto a las constantes violaciones a la ley electoral, por parte de los partidos y candidatos que hoy anuncian sus triunfos en la urnas sí, pero con votos ilegítimos también”, dijo.

Mientras la función política se devana por alcanzar realidades que comprometen el sentido de la política, la práctica apunta hacia consideraciones que la desmienten. Y acaso que las decisiones que se toman con base en exigencias coyunturales obedecen a meras indicaciones que pauta el ejercicio sórdido en manos de políticos sin virtudes. Y las realidades fueron absolutamente determinadas en el fragor de situaciones y decisiones.

El desánimo y la desconfianza de los panistas del patio hacía su líder estatal, Eduardo Martínez Arcila, es desde el proceso interno y, por tanto, a ello va aunado a las divisiones dentro del partido les resultó colateralmente un daño irreversible al renunciar el distinguido panista sureño.

Luego de 18 años de militancia el actual regidor en el ayuntamiento Othón P. Blanco, José Hadad Estéfano, renunció al PAN por las diferencias irreconciliables con el dirigente estatal Eduardo Martínez Arcila, por motivo de la designación de Patricia Sánchez Carrillo como diputada federal plurinominal. Ahora seguirá como regidor independiente. 

El circo Atayde en Chetumal

La reciente ley que prohíbe animales en los circos promovida por el Partido Verde y aprobada por los diputados de manera unánime, está provocando la quiebra de la familia circense de máximo prestigio en México, el Circo Atayde Hermanos, sin embargo a pesar de un “circo sin animales” nace la creatividad para proponer diversión y entretenimiento con las tradicionales artes circenses, actos de payasos, acróbatas, trapecistas, malabaristas, etc. Para presentarse en funciones de la temporada en su paso por esta capital de Quintana Roo, ciudad Chetumal.

Lo anterior fue comentado por el administrador del Circo Atayde Hermanos instalado en Chetumal, Antonio Flores, y que estarán por concluidas las actividades con su función de las 8 de la noche de este domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba