Columnistas

Parto con dolor

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

La labor de parto ha sido harto difícil y muy dolorosa, pero ya el cirujano está a punto de extraer al bebé. Los pasillos del Hospital Materno Infantil Morelos están repletos de familiares y amigos, quienes en mesas de café y grupos de Whatsapp están atentos a la evolución de los acontecimientos, en ese apasionante descarte que atiza conjeturas. El parto natural o cesárea convocan a multitudes apedreadas por los nervios, de Holbox a La Unión.

Con esa intensidad devora uñas soportan tantos miles la inminente culminación del proceso interno del PRI para la selección de su candidato máximo que zarpará como favorito, a la luz de los antecedentes electorales que acumulan PRI y más PRI y solo PRI en la lista de monarcas, desde Jesús Martínez Ross hasta Roberto Borge Angulo.

La elección del candidato equivale al paso de Brasil a la ronda de semifinales en la Copa del Mundo, con la confianza que le da saber que sus hijos juegan en las filas de otras selecciones menores que se hincan ante todo lo que huela al país amazónico.

A estas alturas muchos aseguran que el candidato tendrá fuertes raíces de Playa del Carmen, depuración que deja en el tablero a tres políticos de esa vigorosa zona: José Luis “Chanito” Toledo Medina, Mauricio Góngora Escalante y Gabriel Mendicuti Loría.

Todos los procesos internos del PRI son diferentes, con finales muy cerradas como la protagonizada por los senadores Joaquín González Castro y Mario Villanueva Madrid, a fines de 1992.

El PRI cuenta con una ventaja que muchos envidian: su oficio casi centenario para enfrentar este tipo de contiendas, cerrando filas como un ejército disciplinado que nada deja al azar, detectando los flancos de sus adversarios que se cuelgan del candidato asimilado, pensando más en la cosecha de posiciones que estarán en juego que en el beneficio del partido.

El Tricolor domina el juego, e incluso ha sido el amo del juego porque siempre ha conservado la gubernatura, anticipando siempre los movimientos de sus adversarios y desactivando minas terrestres muy a tiempo.

Ya viene el bebé en camino, y los pasillos de hospital están repletos de futuras tías y abuelas, mientras en los jardines los hombres fuman como chimeneas humanas, aguardando el nombre del hombre de Playa del Carmen.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba