Columnistas

Reactivan lucha por integridad territorial

Café Negro | Óscar González

Oye bro Raulito, y allá en la zona limítrofe con Campeche, ¿habrá algún terrenito que valga millones de dólares?–, pregunto el góber. –No señor: puros ejidos pobres y campesinos marginados. –Pues entonces que se la queden los vecinos.

Tan, tan. Este minicuento se nos ocurrió el domingo, pero no fue gratis.

El secretario de Gobierno Francisco López Mena recientemente confirmó algo que no mucha gente sabía: no existe definición legal alguna sobre el conflicto limítrofe en la Península de Yucatán y mucho menos es cierto que éste haya sido resuelto a favor de Campeche; por lo visto el gobierno de Carlos Joaquín González, tras el desinterés de sus predecesores, está decidido a seguir con una lucha en la que ya hace unos 10 años se había avanzado mucho.

El integrante del Comité Cívico Pro Defensa de los Límites de Quintana Roo Ramón Humberto González Reyes nos informó que mañana se celebrará una reunión privada de los actores principales que por parte del estado deberán involucrarse en el asuntoen caso de reactivarse, como parece sucederá– con el jurista César de Jesús Molina Suárez, que a su paso por la Suprema Corte conoció a profundidad e incluso participó de manera importante en la elaboración de un proyecto que aparentemente daba la razón a Quintana Roo, pero que no llegó al Pleno y después se perdió cuando por razones políticas se decidió poner los litigios limítrofes entre las entidades federativas en manos del Senado de la República, que tomó con tanto celo el asunto que veló por su plácido sueño por seis años.

Fue en 2011 cuando el máximo Tribunal Constitucional recuperó la facultad de decidir sobre controversias limítrofes y el 4 de abril de ese año el doctor Molina presentaba en el congreso local y ante Félix González Canto su libro referencial Quintana Roo. Límites territoriales, que da cuenta de un exhaustivo trabajo del comité y del Poder Judicial de Quintana Roo –bajo las decididas presidencias de Joaquín González Castro y Lizbeth Song Encalada, que el negligente Fidel Villanueva Rivero echó al bote de la basura, tal como lo hizo su “partner el gobernador Roberto Borge Angulo–. A Félix se le acabó el interés y el tiempo y a su sucesor no le importó un rábano el tema, ni cuando Campeche anunció de manera infundada que había ganado.

Son casi cinco mil kilómetros cuadrados los que fueron cercenados a nuestra entidad con la creación del municipio de Calakmul el 31 de diciembre de 1996, y en total 10 mil 400 los que por las modificaciones arbitrarias a los límites establecidos en la Constitución General tendría de menos el estado si se abandona el litigio, lo que implicaría severas pérdidas políticas, demográficas, electorales, y económicas, pues aparte de la población que deja de contar para el magro presupuesto federal asignado año con año al estado se pierde la frontera con Guatemala, cuya región del Petén, la más próspera de aquel país, está en la mira de un gran proyecto de comercio internacional de Quintana Roo, con su infraestructura marítima, carretera y aérea vía la carretera Caobas-Arroyo Negro, con el futuro de toda una región que sabemos que Carlos Joaquín busca activar en juego.

Todo indica que el gobierno actual dará la batalla, y el interés de la XV Legislatura que encabeza desde la Gran Comisión Eduardo Martínez Arcila, a través de la de Límites y Asuntos Fronterizos que preside Raymundo King de la Rosa, no ha sido sólo de palabra sino con acciones concretas. Los legisladores, magistrados de aquellos añorados tiempos del quintanarroísmo de cepa, los miembros del comité y el jurista César Molina tomarán acuerdos sobre la ruta a seguir que esa misma noche serán dados a conocer en rueda de prensa. El especialista, al día siguiente, dictará una conferencia a las 11:00 horas en el auditorio Yuri Knorosov de la Uqroo, esta sí abierta a todo público.

Debería interesarnos a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba