Columnistas

Refundar al PRI

Punto Final

Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal
.

Después de la derrota del pasado 5 de junio, en el que el Partido Revolucionario Institucional perdió la gubernatura y tres presidencias municipales, aunque logró posicionarse de nuevo como la fuerza política más importante en el Congreso del Estado, es tiempo de relamerse las heridas y hacer una profunda reflexión de cómo vivir a partir de ahora sin el cobijo del Gobierno del Estado.

Pero también, de forma autocrítica, analizar las razones de la debacle en una entidad que desde su creación había tenido puros gobernadores surgidos del partido tricolor.

El lunes 6 de junio, había priistas que no podían creer que la Gubernatura era cosa del pasado, que ahora estaba en manos de un ex priista, quien supo capitalizar el hartazgo de los ciudadanos y el rechazo contra candidatos impopulares impuestos por intereses personales o de grupo, pero sin ningún arraigo entre la gente.

Las decisiones cupulares del PRI, siguiendo instrucciones del alto mando del gobierno estatal, terminaron por convencer a la mayoría de los quintanarroenses de que era tiempo de darle una lección a aquéllos que siempre han actuado a sus espaldas y que incluso, en los últimos seis años, perdieron el único patrimonio que tenían: su trabajo.

arlet-y-gina-05La lección de valentía y hartazgo de la población del sur del estado, al votar mayoritariamente contra los candidatos priistas, abre un interesante capítulo que no puede soslayarse en las siguientes campañas políticas. En particular, resalta la participación masiva de los electores chetumaleños que contra viento y marea, decidieron que su voto no sería para los candidatos del tricolor.

Ese distanciamiento del priismo de la gente, su soberbia al pensar que por ser trabajadores del Gobierno del Estado votarían a favor de los candidatos oficiales, fue el punto crucial para la victoria de Carlos Joaquín González y él así lo ha entendido.

En su visita de agradecimiento en días pasados, el gobernador electo puso un énfasis especial sobre ese hecho y aseguró que Chetumal volverá a ser una ciudad con oportunidades para todos y no sólo para aquellos enquistados en los mejores puestos burocráticos del Gobierno del Estado.

Esos más de 50 mil votos de diferencia respecto al candidato del PRI, fueron conseguidos por los electores del sur de Quintana Roo, que de ese modo lanzaron un grito estruendoso sobre un cambio urgente para la capital del estado, que languidece de forma penosa ante la indiferencia de sus autoridades, sean estatales o municipales.

Volviendo al PRI y su nueva realidad, primero tienen que sacar conclusiones claras del por qué perdieron sin dejar de lado las verdaderas razones de esa terrible derrota, porque si comienzan a poner pretextos buscando respuestas en el aire sin apuntar a los personajes claves de la debacle, cometerán un grave error.

????????????????????????????????????

Hace unos días se difundió el rumor de que se haría una limpia entre los empleados del PRI en todo el estado, supuestamente porque no hicieron lo necesario para que ganaran los candidatos del partido, lo cual, de ser cierta la información, sería otra lamentable equivocación.

El PRI tiene que volver a sus bases que han sido abandonadas desde hace muchos años, cuando los políticos se adueñaron de las siglas del instituto político para amarrar acuerdos bajo la mesa, encumbrar personajes impresentables como candidatos y tratar a sus propios militantes como enemigos.

Pero además tienen que dejar de lado su soberbia para entender que hoy, su supervivencia está en riesgo, están huérfanos, no hay un político de peso, con credibilidad en estos momentos para iniciar el resurgimiento que paradójicamente, es importante para el equilibrio político de Quintana Roo.

Nunca antes el PRI había sido oposición en el estado, ese escenario inédito no lo habían vivido en los 41 años de autogobierno; en estos momentos de definiciones, el partido requiere verdaderos cuadros surgidos del pueblo, no de gente ajena al trabajo cotidiano con las amas de casa, estudiantes, empresarios, campesinos y obreros. El PRI tiene que retomar sus bases cuando era en verdad el partido del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba