Columnistas

Sube la temperatura política

laboladecristal

.

.

.

Ese clima pre conflicto recientemente motivó palabras de preocupación del candidato independiente, Andrés Ruiz Morcillo, quien plantea la adopción a las acciones correctivas del INE, para echarle al Gobernador la culpa de todo lo que le pasó, le pasara y hasta de que le pasaría. Pero no se observa esa disposición en el comando estratégico de las acometidas al ex acendrado priista -ya suelto- ahora con la libertad de andar compitiendo como independiente. 

Sube la temperatura de la indignación ciudadana. El soberano pueblo está hasta el gorro de las banales promesas en tiempo de campañas en este proceso que se avecina, de ese armisticio que con ellos ese estará en la mar de la felicidad y de este socialismo. También de la retahíla de spots de las cadenas de radio y televisión que taladran los oídos.

Asimismo la gente está escocida de la sarta de mentiras, desestabilizaciones y complots de la ultraderecha junto con la egolatría de la izquierda ergo mezquina, incompetente y populista, queriendo irritar al pueblo al exculparse por la crisis galopante y eso si culpando al poder ejecutivo federal en turno.

Como si no bastara, frente al soberano pueblo siguen destapando presuntas ollas podridas que salpicarían a la maquinaría tricolor. ¿Verdades o mentiras? El árbitro electoral ha rechazado las denuncias sobre las supuestas fechorías electorales. La reacción del aparataje rojo fue inmediata y automática contra los acusadores señalados por esos medios. Las baterías de denuestos y las acciones judiciales se activaron, paradójicamente, contra los denunciantes.

También el soberano está harto hasta el gorro de todas las encuestas, estudios, cómputos, análisis, comparaciones y predicciones realizadas por los contendores que se quieren hacer saber cómo que ya son los triunfadores a escasos días del proceso de elección al parlamento federal, con sede en San Lázaro.

Sin embargo a los partidos opositores al PRI, sean los más vistos, PAN y PRD, se les auguran derrotas por ser de los partidos con más descontroles, restricciones, contrariedades, penurias, deterioro, contracción, desencanto, tensiones y mayor conflictividad intestina.

Palenque político

El palenque de gallos es considerado como una fiesta tradicional mexicana o afición por las apuestas en algunas personas, mientras por otro lado, es un caso de similitud con las contiendas político-electorales, porque también se realizan peleas entre partidos y colores.

La pelea de gallos se efectúa normalmente en igualdad de condiciones entre los ejemplares que participan tanto en su peso como en su preparación. Según sus partidarios, la finalidad es seleccionar al ejemplar que muestre mejores cualidades para el combate, acción que la realizaría con el fin de ser los reproductores del color de su gallera, partido o criadero, hasta la aparición de un nuevo oponente retador independiente.

Los expertos en la materia añaden que los gallos de pelea son criados y entrenados con la finalidad de combatir “a muerte” y que se comporten como contendientes que desarrollen sus habilidades con mayor agresividad, esto con respecto al argumento de los criadores de que sus gallos estarían dando la pelea con el instinto de “matar” al rival alentándolos con oxígeno trasmitido de propia boca abriéndoles el pico.

Se afirma que no puede justificarse en la presente contienda en el palenque electoral federal con quienes tratan de mantener la fortaleza de una especie incluyendo otra, porque en realidad este tipo de gallos pintos no es una especie digna de contender, sino una rara avis que resultó de una crisis artificial, más cuando se pretende pelear con un gallo de otra raza, partido o criadero.

Entonces la cultura de la política con sus gallos de pelea electoral –junto con los galleros- en el contexto a propósito del clima político que se avecina en la arena del palenque donde se sitúan juegos de apuesta con personajes camaleónicos, -por aquello del cambio de color- que se asocian para enrarecer el clima político del patio con una fenomenología que pronostica que su devenir sea por demás azaroso y un final desastroso.

En donde se ve lo dispuesto como un palenque de gallos, en donde todo puede suceder con artimañas, porque los galleros han iniciado el amarre de filosas navajas a sus gallos en el preámbulo de la contienda electoral. En esta línea ya se muestra la gallera variopinta que va a contender contra los gallos colorados comandados por un respetable gallo giro.

En este ítem, –indicador-, en los tanteos preliminares a la contienda electoral ya se lleva a cabo un plan provocador hacia un destinatario específico para este fin en constante movimiento reñidero, amañado anticipadamente, -como es la práctica de la gallera opositora-, contra el contendor tricolor que se muestra con mejores cualidades.

A unos días de la aparición de la fecha de inicio de la contienda electoral, no cesa el intento de los partidos de oposición al PRI estar presionando al árbitro electoral para que les deje una cancha a modo, -aduciendo, que de no hacerlo, es porque sólo reciben consignas para inclinar propósitos electoralistas a favor del partido tricolor.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + tres =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba