Tres casi seguros

En Tulum, los fans de Marciano Dzul Balam, más los de Jorge Portilla y Fili Tah, hacen de Morena un trabuco en toda la extensión de la palabra y por lo tanto a su representante lo convierten en un casi seguro inquilino de palacio municipal.

Víctor Más Tah, quedó a deber.

Tres años de constantes yerros son suficientes para extenderle el certificado de defunción.

Para su fortuna, no tiene mayor problema de liquidez.

Puede dedicarse a rascar el ombligo, o lo que se le antoje, de aquí a la eternidad.

En Cozumel, la fuerza del apellido, más ciertas gracias que le vienen de herencia, hacen de Pedro Joaquín un virtual ganador de una batalla que ofrece escasa posibilidad a sus rivales.

Eso sí, Pedro Joaquín papá debe estar pendiente para propopinar el coscorrón correspondiente cuando el junior meta la pata, como ha sucedido en varias ocasiones.

El carácter impulsivo hace que el alcalde con licencia desfigure su actuación con cierta regularidad.

En Bacalar, el favorito es “Chepe”, simplemente “Chepe”, cuyo mayor patrimonio es su natural empatía con la población común, la de a pie, la que no se puede descuidar un tris porque ¡uf!, hay problemas por todos lados, para empezar, en la alacena.

Es de los pocos que pueden presumir de ser pueblerino hasta el mismito tuétano.

No lo piense tanto. Apuéstele doble contra sencillo a esos tres.

Deje un comentario

19 − 2 =