Escándalos

Boxeador propina brutal golpiza a su novia

México, 1 junio

Por medio de su cuenta oficial de Facebook, la actual pareja del boxeador mexicano Daniel Alejandro Perales Osorio, Sophia Becerra Martínez, denunció al pugilista luego de que le propinó una salvaje golpiza que la dejó marcada, no solo en el cuerpo si no de por vida.

Asegura que todo inició cuando el deportista y ella comenzaron a tener una discusión como cualquier pareja lo llega a hacer, pero éste, al verse frustrado por lo que le decía sea chica, tomó confianza y valor para romper la caballerosidad que debe existir en un hombre y comenzó a lastimarla.

“No me gusta publicar este tipo de cosas, de verdad. Quienes me conocen saben que no soy así, pero creo que es importante que la gente se entere… Esta persona -Daniel Alejandro Paredes Osorio- mi ex pareja, por obvias razones, el día 29 de mayo a las 17:20 horas me golpeó tras una discusión que no iba más allá de las palabras”, escribió la mujer en su red social.

Publimetro.com.mx

2 comentarios

  1. Pregunta ¿Porqué no pones el testimonio de él? La imagen de esos documentos (demanda de difamación a Sophia) fue hecha por él y ahí explica su versión de los hechos, pero claro es mejor una nota donde una mujer es «maltratada» que poner la noticia completa. Además, es evidente que no fue un golpe a puño cerrado por un boxeador profesional, y mucho menos la trato de estrangular con las dos manos al punto de poner gritar, si ese fuera el caso ella no se pudiera haber liberado, ni mucho menos brincar una barda, que por cierto fue después del supuesto golpe en el ojo, el cual la hubiera noqueado o por lo menos hecho una cortada en la ceja o el pómulo. Muy mala información, decepcionante.

  2. Pregunta ¿Porqué no pones el testimonio de él? La imagen de esos documentos (demanda de difamación a Sophia) fue hecha por él y ahí explica su versión de los hechos, pero claro es mejor una nota donde una mujer es «maltratada» que poner la noticia completa. Además, es evidente que no fue un golpe a puño cerrado por un boxeador profesional, y mucho menos la trato de estrangular con las dos manos al punto de poner gritar, si ese fuera el caso ella no se pudiera haber liberado, ni mucho menos brincar una barda, que por cierto fue después del supuesto golpe en el ojo, el cual la hubiera noqueado o por lo menos hecho una cortada en la ceja o el pómulo. Muy mala información, decepcionante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba