Notas

Ansias locas por conquistar la gubernatura en el 2022

Ávidos de poder por lo que impone ocupar el sillón gubernamental de Quintana Roo en el 2022, -aplicando el madruguete-, hay una variedad de figuras políticas del patio quintanarroense que, con su actuar y conducir tempranero, se dan notar en los medios y redes sociales, entendiendo que no se puede ignorar ni excluir a ninguno.

En el estado Quintana Roo, como agregado, con sus más identificados legisladores federales, huelga decir, los que se encuentran bajo el tamiz popular, ya se auto definen como andantes pre candidatos cuatro figuras que giran sobre el eje de Morena zumbándoles la idea de ser candidateados con miras al proceso a gobernador en el 2022.

Las Morenas, senadora, Freyda Maribel Villegas Canché y la alcaldesa de Benito Juárez, María Elena –Mara- Lezama Espinoza, aunándoseles los Morenos, senador, José Luis Pech Várguez y el diputado federal, Luis Alegre Salazar, dándose impulso desde el inicio de su postulación como alcaldesa y legisladores por Quintana Roo, respectivammente, anhelando con sus querencias ocupar el sillón mayor de Quintana Roo en el 2022.

Los diálogos y las negociaciones de los legisladores federales quintanarroenses no han tenido resultados positivos. Hasta ahora, solo han sido útiles para la creación de afanes personales con enfoque interesado supeditados a motivaciones yuxtapuestas con despropósitos de corte unilateral.

La senadora de prosapia variopinta, Freyda Maribel Villegas Canché, es la que más se denota con desquiciante vehemencia, con prístina claridad, que va a tambor batiente hacia la precandidatura de Morena para el proceso 2022 donde se dirimirá el cambio del titular del Ejecutivo del Estado.

Sin detenerse, la senadora de marras gira como trompo –como se vio en el Congreso del Estado- para alcanzar la candidatura para el cambio en el poder Ejecutivo estatal, repitiendo e insistiendo con acusaciones, que el gobernador Carlos Joaquín ha mantenido al Estado en deplorables condiciones por ingobernabilidad.

Con condiciones mínimas debido a su desquiciante vehemencia por alcanzar el Poder Ejecutivo del Estado, la senadora Maribel Villegas, de Morena, sigue mandando señales con asperezas al partido en el gobierno del Estado, el PAN, -olvidándose que militó en ese partido de Acción Nacional-.

La senadora variopinta, militó en el-PRD, PAN y PRI, ahora en Morena-, no ceja de reimpulsar en las redes sociales su querencia para ser la gobernadora del Estado con la zarandeada de acusaciones sobre la impertinencia de las políticas del Gobierno actual culpándolo de la inseguridad y además, al diputado panista, Eduardo Martínez Arcila, lo acusa de sustraer millones de pesos en el Congreso del Estado cuando fue titular de la Gran Comisión en la XV Legislatura recién pasada.

Sin límite de principios sobre sus pretensiones, la senadora de Morena hace escarnio del gobierno del Estado, además de fusilarle la iniciativa sobre la reducción del IVA del 16 al 8 por ciento en Quintana Roo a su cognomen senadora del PAN, Mayuli Latifa Martínez Simón. En lo malo que se ha vuelto la política en el Senado por la falta de unidad de los senadores quintanarroenses.

Las señales indican que el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, está consciente de la impertinencia de sus políticas al tambalearse sus promesas de campaña para el sur de Quintana Roo, verbigracia, la mudanza de la SECTUR a Chetumal, la implementación de Zona Libre en la Capital del Estado y la reducción del IVA en Quintana Roo porque, -dicen los que saben-, que ya no se realizarán.

Lo que se impone a favor del gentilicio es un acuerdo entre los gobiernos local y nacional para que le den salida a los proyectos prometidos para Quintana Roo. Los del gobierno federal admiten que las rectificaciones y los cambios ya no pueden hacerse entendiendo que no se puede plantear una solución sin que despierte beligerancia política.

Con la predisposición e intentos de hacerlo el gobierno del Estado, por lo que se ha agregado el proceso político quintanarroense del 2022, tanto a lo interno como a lo externo, ya no lo puede realizar el Ejecutivo estatal solo, ahora los legisladores quintanarroenses, deberán solidarizarse a la causa gestionando proyectos con el gobierno federal enarbolando la bandera de Quintana Roo.

Los diálogos y las negociaciones de los legisladores federales quintanarroenses no han tenido resultados positivos. Hasta ahora, solo han sido útiles para la creación de afanes personales con enfoque interesado, supeditados a motivaciones yuxtapuestas con propósito de corte unilateral.

3 comentarios

  1. si mayuli no gano fue pluri, osea que no tiene ni puta idea de sus iniciativas como le pueden dar credibilidad a una senadora patito por favor y par morena cambien a su candidato.

  2. Para eso si están buenos,pero no ven las necesidades de la población de Chetumal,todos sabemos que no hay autobuses urbanos en la ciudad y lo que sufre la población por falta de transporte,pero ellos siguen en sus sueños guajiros.tejiendo complicidades hasta con el diablo si es posible

  3. Creo que Marybel, que no santa de mi devoción, hará más que cualquier político político de patio. Lucha contra todo lo que hieda a su pasado reciente el maloliente PRI, así como a su nueva membresía política, rescoldos de las mafias provocadas de otros grupos y partidos. Al menos da la cara y lucha. No como otros cobardes, entre ellos José Luis Pech Várguez, un doctorcillo de marras cuyo origen es de borgismo con tufo porfirista. No hay candidatos dignos para un pueblo, como el quintanarroense, ávido de un cambio verdadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba