Notas

Burócratas en peligro

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

El adverso panorama económico pronosticado para 2016 debido a los recortes presupuestales anunciados por el gobierno federal para paliar el desplome del precio del petróleo, el aumento del dólar y el escaso crecimiento nacional, golpearán de lleno a miles de empleados eventuales de las dependencias federales que podrían quedar en la calle.

Incluso la dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Martha Morga Arias, dio indicios de la crisis laboral que se avizora, al reconocer que cientos o quizá miles de trabajadores federales que no cuentan con plaza base serán despedidos sin que los sindicatos puedan meter las manos.

Morga Arias fue contundente: aclaró que la FSTSE únicamente podrá defender a sus agremiados que cuenten con plaza base. Esos, dijo, no serán tocados por nadie.

El problema es que desde hace al menos un lustro las dependencias federales se han llenado de empleados contratados bajo diversos regímenes –honorarios, contratos temporales, lista de raya, etc. – ante la carencia de plazas base.

La situación podría ser dramática. Se estima que alrededor de un 35 por ciento de los burócratas federales son de carácter eventual, por lo que estamos hablando de un altísimo número de trabajadores, muchos de ellos con antigüedad de cinco años o más, que podrían quedarse sin trabajo de la noche a la mañana.

También será un problema para las dependencias federales, las cuales perderán un buen porcentaje de su fuerza de trabajo, afectando su operatividad.

A nivel regional, el impacto económico de estos recortes será doloroso para el sur del estado, sobre todo para la capital, que concentra cerca de la mitad de la burocracia federal en la entidad.

Y es que Chetumal apenas está recuperándose de la liposucción por la que atravesó la obesa burocracia estatal en 2013 que dejó a unos 700 trabajadores sin empleo, según las cifras oficiales.

Como resultado de ese ajuste, combinado con otros factores externos, la ciudad cayó en un bache económico del que aún no sale por completo. Las malas nuevas, pueden dar al traste con lo poco que se ha avanzado.

En total desamparo legal, los burócratas sin plaza base deben empezar desde ya a preocuparse por su futuro inmediato y buscar opciones para garantizar el sustento de sus familias, porque esperar un milagro que los salve de la guillotina sería una apuesta tremendamente complicada.

Un comentario

  1. Y QUE PODIAN ESPERAR, YA VIENE LA EPOCA DE AGUINALDOS Y AUNQUE ESTEN COMPRENDIDOS EN LA CORRESPONDIENTE TAZA, SIMPLEMENTE SE VAN A LA CALLE Y NO PODRAN COBRARLOS A BENEFICIO DE LOS QUE CONTROLAN ESE DIENRO Y LOS INOCENTES DEL SINDICATO .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba