ColumnistasNotas

El Suchaa alista aumentos

Golpe de Mazo
Novedades Chetumal
.

En las entrañas del Sindicato Único de Chóferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) en Chetumal se cocina la solicitud anual de aumento de tarifas para el servicio de taxi, con el argumento de la afectación económica sufrida por el “mega gasolinazo” aplicado por el gobierno federal el primer día de enero.

El incremento al pasaje de taxi es bola cantada y el director de Comunicaciones y Transporte de la Sintra, Javier Zetina González, sabe que es cuestión de trámite, aunque ante los medios declare que no hay nada en concreto porque el Sindicato de taxistas no ha presentado ninguna solicitud formal.

Con base en información extraoficial vertida desde el Suchaa, se pretende un aumento de entre dos y cuatro pesos sobre las tarifas actuales, cantidad que los taxistas consideran justa dado la escalada inflacionaria provocada por el aumento de los energéticos en la región.

El año pasado la autorización para aumentar el costo del servicio se dio a principios del mes de mayo, por lo que en este 2015 se espera que sea justamente en los meses de abril y mayo cuando se cuente con los nuevos tabuladores tarifarios.

Pero si bien es cierto que los argumentos de la organización de taxistas son contundentes y la realidad inflacionaria es innegable, también es cierto que el costo del servicio de taxi con un nuevo incremento será prohibitivo para la mayor parte de las familias chetumaleñas, que además tienen que lidiar con una crónica carencia de transporte público económico que no ha podido ser resuelta por las autoridades municipales.

De las 16 rutas establecidas para cubrir las zonas más pobladas de esta capital, tan sólo tres cuentan con servicio de transporte urbano, pero por la falta de unidades la espera para abordar los autobuses es muy prolongada.

Otras ocho rutas cuentan con el servicio de las “combis”, económico pero igualmente irregular e insuficiente, mientras que cinco rutas disponen del servicio de taxi como única alternativa.

El asunto es grave, por lo que el dirigente del Suchaa, Rafael Zetina Galván, y su tesorero y asesor, Hilario Huerta, tendrán que valorar muy bien los términos de la solicitud del aumento de tarifas para que los mismos chafiretes no resulten perjudicados.

Por otra parte, deberán estar muy atentos a la posibilidad de que el precio de la gasolina en la capital se homologue con la Zona Libre de Belice, pues de darse el caso, el aumento a las tarifas no tendría razón de ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba