Rebelión Tricolor en Bacalar

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Quintana Roo

Indignados por ser, una vez más, desplazados en el reparto de las candidaturas en su partido, los líderes y operadores de estructuras que aún le quedan al PRI en el municipio de Bacalar se lanzaron al grito de guerra contra la dirigencia estatal que encabezan Candy Ayuso Achach y José Alberto Alonso Ovando por la pretendida imposición del ex alcalde José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez como candidato de la coalición “Va por Quintana Roo”.

Y es que hasta hace un par de días el experto en tacos de cochinita pibil se paseaba con su camisa naranja de Movimiento Ciudadano, partido en el que empezó a construir su plataforma rumbo a la presidencia municipal tras renunciar al Tricolor el pasado noviembre.

Pero para fortuna del conocido taquero bacalarense -la verdad sea dicha, es mucho mejor taquero que político- al PRI le tocó en la repartición de posiciones encabezar la candidatura de su coalición en la laguna de los siete colores, y ávidos de posiciones y de poder, vieron que los puntos de popularidad del “Chepe” los podía llevar de nueva cuenta a la presidencia municipal.

Los dirigentes cocinaron el trato con “Chepe” quien ni siquiera presentó el dizque obligatorio examen para todos los que quieren ser candidatos, y esta semana se registró como aspirante a la candidatura ya enfundado de nuevo en su casaca tricolor.

La cosa es que los priistas de la laguna, con toda razón, se enfurecieron por el tremendo “fuchi” que les aplicó la dirigencia, por lo que este miércoles enviaron un documento a su líder nacional, el campechano Alejandro Moreno Cárdenas, donde rechazan que se le entregue en bandeja la candidatura a Contreras Méndez al no tener sus derechos activos después de renunciar de forma “irrevocable”.

“En caso de que la candidatura del partido recaiga en una persona que no ha cumplido en el futuro cercano (sic) como militante activo y sean pisoteados los intereses de los priistas del municipio de Bacalar nos veremos en la penosa necesidad de renunciar a nuestras labores encomendadas y a nuestra militancia dentro de la estructura municipal del partido”, amenazan en la misiva, y fuera de la misiva de plano dicen que van a trabajar a favor de Morena y aliados.

Las propuestas de los priistas de Bacalar son Guillermo Tun Ruiz y Georgina Núñez Campos, ambos militantes activos y con años de talacha en el PRI, por lo que exigen que sean tomados en cuenta.

La posibilidad de fractura está expuesta en Bacalar y la advertencia es real. Candy Ayuso y José Alberto tienen la difícil tarea de lidiar con la situación y realizar la operación cicatriz antes de que haya otra sangría de priistas, como la que se dio recientemente en Tulum con la salida de Marciano Dzul Caamal.

Deje un comentario

3 × dos =